Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | Los efectos en los mercados

Las remesas caen un 7% pese al aumento de los inmigrantes empleados

Las remesas enviadas por los inmigrantes en España cayeron un 7,3% en el segundo trimestre de este año -sumaron 1.773 millones de euros- con relación al mismo periodo de 2007, según datos facilitados ayer por el Banco de España.

La disminución confirma la crisis de las remesas que se empezó a detectar en el primer trimestre del año con una reducción del 2,6%. La caída media de los envíos durante el primer semestre fue del 5%.

Las transferencias se reducen pese a que desde hace un año el número de inmigrantes empleados en España ha crecido, como también ha aumentado la cifra de parados en ese colectivo.

La media de extranjeros afiliados a la Seguridad Social durante los seis primeros meses de este año fue de 2,14 millones, un 5% más que en 2007. También la Encuesta de Población Activa, que mide el empleo informal, arroja un incremento del 6,8% hasta alcanzar los 2,94 millones.

La disminución de los envíos puede provocar una crisis en Bolivia o Ecuador

¿Por qué si los inmigrantes son más numerosos mandan menos remesas a sus países de origen? Iñigo Moré, responsable de la web remesas.org, sospecha que hay una triple explicación. "Primero, pueden haber cambiado sus pautas de comportamiento ante la crisis y guardarse el dinero como muchos españoles", señala.

"En segundo lugar", prosigue Moré, "que sean más numerosos no significa que dispongan de más recursos". "Es posible que su masa salarial se haya reducido". "Por último, cabe la posibilidad de que las dificultades de acceso al crédito les inciten ahora a ahorrar" para comprar sin endeudarse.

Si se acentúa la caída de las remesas, ésta puede provocar una crisis en varias áreas de América Latina que dependen de las divisas procedentes de España y de Estados Unidos, un país del que también disminuyen los envíos.

En Bolivia las remesas que llegaron de España en 2007 representaron casi un 10% del PIB, un auténtico récord mundial. Ecuador es el segundo país más dependiente de España (4% del PIB) seguido por Senegal (2,1%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2008