Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUIS GIMENO VALLEDOR | Secretario general de Acerinox | Carreras & Capital humano | nombres propios

Derecho a toda velocidad

Este barcelonés de 48 años tiene claro que las trayectorias profesionales de aquellas personas que han servido a la función pública son de ida y vuelta. De hecho, Luis Gimeno Valledor afirma que dejó la Administración con la idea de volver, "de acabar mi carrera en ella, para devolverle el bagaje que he ido adquiriendo con los años". ¿Dónde? Pues le gustarían destinos como el Tribunal Económico Administrativo o cualquier tribunal europeo, "donde hay pleitos muy bonitos".

Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid y abogado del Estado desde 1987, hace ocho años que se decantó por la empresa privada. Por ser socio de la firma legal Cuatrecasas, del área de Contencioso Tributario. Que no es la que más le gusta, pues declara: "Soy uno de esos bichos raros a los que les gusta el Derecho. Soy un apasionado de mi profesión y me gusta todo, cualquier tema". Y la experiencia le ha convencido, tanto que acaba de fichar por Acerinox, donde ocupará la Secretaría General a partir de la semana que viene.

El abogado del Estado se estrena en una empresa del Ibex, "todo un reto"

¿Cuál es el motivo de su marcha? La oportunidad, dice. Y el atractivo..., "entrar en una empresa que forma parte del Ibex 35 es todo un reto. Además, Acerinox es una de las pocas multinacionales españolas que son líderes de su sector".

Gimeno sustituye en el cargo al también abogado del Estado David Herrero, que se ha jubilado y que le ha puesto un alto listón. Tanto como para que su principal objetivo en la secretaría sea "desempeñarla con el buen tino de mi predecesor".

Casado y con tres hijos varones de los cuales sólo el pequeño es menor de edad, Luis Gimeno ha dejado un buen sabor de boca en Cuatrecasas. Como también lo hizo al frente de la Dirección General de Función Pública y como director general de Tributos y Juego de la Comunidad de Madrid. Y no se cansa de decir que lo mejor que tuvo aquella época es trabajar junto a Antonio Beteta, entonces consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid. "Un hombre muy exigente y con mucho rigor técnico e intelectual", declara.

Empezó su carrera trabajando en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid encargándose de temas laborales, para luego desembarcar en la Secretaría de Estado de Hacienda y especializarse en fiscal.

Cuando se le pregunta el porqué de la "fuga" de altos cargos de la Administración a la empresa privada, señala que una buena parte de estos profesionales se han ido por las menores retribuciones que ofrecen los organismos públicos, y otros, en busca de nuevos retos. No se reconoce ni de unos ni de otros, sólo sentencia que "si hubiera mejores salarios en la Administración nadie la abandonaría porque se vive y se trabaja muy bien".

El discreto secretario general de Acerinox sólo saca pecho cuando se le pregunta por sus aficiones: "Me considero uno de los mejores esquiadores que conozco". Y se declara un aficionado del karting, "como de todo aquello que tenga motor y corra mucho..., aunque no por las vías públicas", dice intentando reservar su futuro puesto en la Administración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de septiembre de 2008