Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CLÁSICA

Prometedor comienzo

París actúa como sugerente nexo de unión entre los compositores que este año se dan cita en el Festival Mozart, tradicional apertura de la temporada de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC). Su director, el pianista y director de orquesta alemán Christian Zacharias, centra su mirada en el clasicismo vienés, representado por Mozart y Haydn, que comparten protagonismo en esta edición, titulada Mozart en París, con dos músicos franceses que supieron revisitar la herencia y las formas musicales del pasado con una nueva, refinada y sensual sonoridad: Ravel y Poulenc.

Lo mejor, una vez más, vino con la actuación de Zacharias en su doble condición de director y solista del Concierto núm 17, KV 453: suaves contrastes, jugosos diálogos, sonoridades cristalinas, equilibrio modélico y un espíritu jovial. La orquesta se mostró en buena forma.

ORQUESTRA SIMFÒNICA DE BARCELONA I NACIONAL DE CATALUNYA (OBC)

Christian Zacharias, piano y dirección. Obras de Mozart, Poulenc y Ravel. Festival Mozart. Auditori. Barcelona, 19 de septiembre

En la segunda parte, el director jugó con los colores, el vigor rítmico, la ironía y los vivos contrastes de la Sinfonietta, de Poulenc, y cerró la velada con una arrolladora versión de la obertura de Las bodas de Fígaro que despertó el entusiasmo del público.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de septiembre de 2008