Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Blanco acusa a Rajoy de querer "acostarse" con el BNG

El 'número dos' del PSOE reta a comparar la gestión de Fraga y de TouriñoLos socialistas tratan de marcar distancias con la Galicia "del pasado"

"Hay que ver cómo está Mariano Rajoy, que pasó cuatro años persiguiendo a los nacionalistas y ahora está suplicando acostarse con ellos para arrebatarnos la presidencia de la Xunta", dijo ayer en Vilagarcía el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aludiendo a la hipótesis de un acercamiento del PP a los nacionalistas gallegos de cara a las próximas elecciones.

En presencia de más de 5.000 personas, Blanco, que presidió la fiesta anual de los socialistas gallegos en ausencia de Rodríguez Zapatero y en compañía de la plana mayor del PSdeG, arremetió también contra el presidente del PP en Galicia, Alberto Núñez Feijóo. "Necesitaba tiempo para la campaña, para darse a conocer a los gallegos y decir cada día unas cuantas groserías y chascarrillos". "Y cuanto más hable mejor para Emilio Pérez Touriño". "Todos sabemos que su carrera está pendiente de destino, pendiente de un hilo, o mejor dicho: de los hilillos de Rajoy, que son de plastilina, blandos, moldeables y de quita y pon, como sus principios", afirmó.

"Estamos seguros de que el próximo año las urnas le darán de nuevo la confianza a Touriño". "En momentos de turbulencias la gente confía en políticos serenos y el mejor patrón para llevar el barco a buen puerto es él, porque es un valor seguro y confiable y porque cada día los gallegos conocen mejor los principios de Rajoy y de Feijóo", prosiguió Blanco."Tenemos un gran partido, capaz de sintonizar cada día más con los valores de Galicia". "Ahora hay momentos de dificultad, pero algunos no se han enterado de dónde está el epicentro". "El único que no se entera de lo que pasa en el mundo es Mariano Rajoy, cuya única receta ha sido convocar un concurso de ideas para hacer un vídeo que ponga de manifiesto las dificultades de las familias españolas, sólo para reírse de ellas", añadió.

Blanco retó a Rajoy a comparar públicamente la gestión del PP y del PSOE. "Quiero decirle a los estrategas del derrotismo que estoy dispuesto a un cara a cara con Rajoy para decirle que este gobierno dobló la inversión pública y triplicó la asignación presupuestaria para Galicia".

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, fue el encargado de cerrar la fiesta. "Si Feijóo quiere convertirse al galleguismo bienvenido sea, que lo haga, pero que deje de romper el consenso y deje de atacar la identidad de los gallegos; que no siga boicoteando la reforma del Estatuto", pidió. Touriño hizo un balance de los tres años de su gestión "basados en un código ético de conducta, en la transparencia, respecto y revitalización de Galicia". "Útiles, valiosos y de respeto al medioambiente para levantar ese dique de contención contra el ladrillo y la especulación". "Ésta es una nave segura para navegar con la tormenta mientras que el PP anda por el medio para enredar y sólo fabrica malestar y desconfianza". "Su única contribución es denunciarnos por arreglar las autovías peligrosas que construyeron ellos y su única ventaja sobre Rajoy es que le supera como predicador y anunciador de las catástrofes aunque no acertó ni la primera, con aquello de que España se rompe". "El PP es un partido moroso con Galicia y les pido que devuelvan la medalla de oro que le dieron a Álvarez Cascos", acabó diciendo.

En un recinto ferial abarrotado, cuya nave principal sirvió de refectorio, escenario para los mítines y venta de recuerdos, todo ello amenizado por banda de gaiteros lucense de Castroverde, la empanada gallega sirvió de pretexto para atacar al PP y excusar la comentada ausencia del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Primero fue Blanco, molesto con las declaraciones de Feijóo sobre el cambio de agenda de Zapatero, quien afirmó que es el presidente que más ha visitado Galicia. "Antes, Aznar, acompañado de Rajoy, venía al Monte do Gozo, a disfrutar de la empanada y la gaita, pero no a comprometerse con Galicia". Le siguió después Touriño, que se refirió a la era de Fraga como una "antigualla, porque la Galicia de hoy es tan diferente que hoy ya nadie se acuerda de ella". "Los gallegos quieren dejar atrás la Galicia de la resignación, de la chapuza y el caciquismo", apuntó el presidente de la Xunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de septiembre de 2008