Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide penas de 19 años por el maltrato a la niña Alba

La fiscalía solicita sendas penas que suman 19 años de prisión para la madre de la niña Alba de Montcada i Reixac (Vallès Occidental) y para su compañero sentimental, por las supuestas palizas que recibió la menor a principios de 2006. El caso creó una enorme polémica y evidenció la descoordinación judicial y policial y la pasividad de las instituciones ante un caso muy grave. El juicio se celebrará en los próximos meses en la Audiencia de Barcelona y la fiscalía solicita también el pago de una indemnización de millón y medio de euros por las secuelas causadas a la menor.

En su escrito de conclusiones provisionales, la fiscalía acusa a Ana María C. y Francisco Javier P. de intento de asesinato, un delito continuado contra la integridad moral y otro de violencia doméstica habitual, que suman penas de 19 años de cárcel para cada uno.

La menor, de cinco años, recibió una paliza la noche del 4 de marzo de 2006 presuntamente de manos de Francisco Javier P., el compañero sentimental de su madre, y quedó en coma a consecuencia del maltrato, lo que le ha causado incapacidad absoluta y secuelas físicas de por vida. Según la fiscalía, los dos procesados actuaron de mutuo acuerdo, o Francisco Javier P. con el conocimiento y aceptación de su compañera, maltrató en varias ocasiones a la pequeña en su domicilio familiar ya antes de la paliza que la dejó en coma.

Desnutrida

En el examen que se le practicó cuando ingresó en el hospital a consecuencia del último episodio de maltrato, se comprobó que la niña presentaba síntomas de desnutrición por "la falta de los cuidados y asistencia mínimos imprescindibles que deberían haberle prestado los procesados", según el ministerio público.

En al menos dos ocasiones, el acusado ató en una silla del comedor a la niña para obligarle a tragar sus propios vómitos y, además, le tapó la boca con un precinto por el que le introdujo agua mediante una jeringuilla, todo ello en presencia de su madre, que no hizo nada por defenderla de esas "vejaciones", prosigue el escrito del fiscal.

La noche en que se produjo la paliza más grave, el hombre y la madre tenían previsto acudir con la niña a la fiesta mayor de Santa Perpètua de Mogoda, pero Francisco Javier P. pidió a la mujer que antes de salir le dejara a solas con ella para, supuestamente, pegar a la niña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 2008