Reportaje:Gran Premio de Bélgica

Amargo despertar de Kimi

Raikkonen pasa de ser líder a estrellarse y pierde la posibilidad de seguir luchando por el título mundial

Cuando Kimi Raikkonen abrió los ojos se encontró estrellado contra el muro a falta de una vuelta. No podía creérselo. Sólo unos minutos antes lideraba el Gran Premio de Bélgica, tras haber realizado una carrera excepcional y haber adelantado en el primer giro a su compañero Felipe Massa y al piloto de McLaren Lewis Hamilton. Merecía la victoria. Pero la lluvia apareció a tres vueltas del final y con los neumáticos duros el Ferrari resultaba incontrolable. Hamilton le pasó en una maniobra que mereció una sanción. Y él acabó estrellándose contra un muro cuando encaraba la última vuelta. De ser líder pasó a no tener nada: no sólo perdió la carrera, sino también la posibilidad de seguir luchando por el título.

Más información
Aceite de roca

"Había venido dispuesto a ganar y casi lo consigo", comentó Raikkonen, que llevaba tres triunfos seguidos en Spa. "La pista estaba crítica y he salido largo en una curva. Al intentar regresar perdí el control y me hallé contra el muro. Pero no soy de los que se rinden fácilmente", esgrimió. En Ferrari todo fueron palabras de apoyo. Pero su rendimiento este año está en entredicho. Ha ganado dos carreras -Malaisia y España-, no ha puntuado en cuatro, ha perdido las opciones de título y no consigue sentirse cómodo con el coche en las clasificaciones.

Su situación en Ferrari es cuestionada, y ahora debe aceptar su condición de segundo piloto y apoyar a Massa si el brasileño lo necesita. Puede incluso que el equipo se replantee ampliar su contrato hasta 2011, tal y como se rumoreaba. Raikkonen concluye su contrato al final de 2009 y se especula con que Fernando Alonso podría entrar en Ferrari en 2010. Hasta ahora no estaba claro si ocupando la plaza de Massa o la del finlandés. Pero los resultados del equipo dan más crédito al brasileño. En la escudería ya surgen comentarios cuestionando la continuidad del finlandés y dando por buena la incorporación de Alonso. Pero Ferrari siempre cumple los contratos.

Los operarios de Ferrari descargan el coche accidentado de Raikkonen, tras la carrera de ayer.
Los operarios de Ferrari descargan el coche accidentado de Raikkonen, tras la carrera de ayer.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS