Guía para orientarse en el precongreso del socialismo valenciano

El PSPV inicia la elección de delegados al cónclave de finales de septiembre

A partir de este lunes y durante dos semanas los socialistas valencianos celebrarán las asambleas para elegir a los 565 delegados que concurrirán al 11º congreso nacional del PSPV en Valencia del 26 al 29 de septiembre. Este es un cónclave de especial trascendencia para los socialistas, que aspiran a designar un liderazgo, una dirección y un proyecto político capaz de ofrecer una alternativa real de gobierno al PP en la Generalitat y en los principales ayuntamientos. A continuación se desgranan algunas de las claves necesarias para seguir el precongreso de los socialistas valencianos.

La ponencia, elaborada por la gestora, plantea abiertamente la refundación del PSPV, el cambio de nombre y un giro al centro para ganar las elecciones al PP.
Ninguno de los cinco candidatos ha logrado la ventaja suficiente como para colocarse como favorito y habrá que esperar al descarte de los avales.

- ¿Qué se decidirá en el 11º congreso del PSPV? Los delegados tienen que elegir a la persona encargada de dirigir el socialismo valenciano hasta las próximas elecciones autonómicas y redefinir un proyecto político tras más de tres lustros de derrotas electorales.

- ¿Cuántas personas aspiran a la secretaría general? Hasta ahora son cinco: el alcalde de Alaquàs, Jorge Alarte; el portavoz adjunto del grupo parlamentario y alcalde de Morella, Joaquim Puig; el director de la Fundación Jaime Vera, Francesc Romeu; el concejal de Valencia y ex vicesecretario del PSPV, José Luis Ábalos; y la diputada autonómica y portavoz de Cultura, Ana Noguera.

- ¿Pueden presentarse todos? No. Los aspirantes han de formalizar oficialmente su candidatura ante el congreso del PSPV. Para ello necesitan, como mínimo, el aval del 20% de los delegados convocados o lo que es lo mismo, 113 firmas. Previsiblemente, algunos superarán este porcentaje y taponarán el paso a otros.

- ¿Cómo se consiguen los avales? Los aspirantes a la secretaría general del PSPV han tenido que construir su propia red de apoyos en las comarcas para intentar que sean elegidos delegados afines. Sin embargo, años de derrotas y desorientación de la militancia, así como la prevista pérdida de peso de las estructuras comarcales, han complicado la interlocución de los aspirantes. Lo que antes se tenía que hablar con el líder de la mayoría y el de la oposición en las agrupaciones locales y comarcales, ahora hay que transmitirlo a un abanico de grupos de militantes que prefieren decidir por sí mismos.

- ¿Además de los candidatos, hay alguien que intente aglutinar avales? Sí. Existen distintos grupos que intentan lograr el mayor número de delegados para condicionar la elección del nuevo secretario general. El esfuerzo más importante es el de la plataforma Socialismo y Ciudadanía. Este colectivo cuenta entre sus dirigentes a José María Pajín (padre de Leire, la secretaria de Organización del PSOE), Ciprià Ciscar o Miguel Soler, entre sus dirigentes. Aunque improbable, este colectivo todavía especula con la posibilidad de que haya un sexto aspirante a la secretaría general.

- ¿Por qué hay tantos aspirantes a la dirección del PSPV? Las razones son múltiples, pero una de peso es la convicción por parte de los candidatos y la militancia de que este congreso se presenta abierto. Entre la presentación como candidato a la secretaría general del PSPV de Jorge Alarte, en julio de 2007, y la de Ana Noguera, la semana pasada, ningún candidato ha logrado la ventaja suficiente como para colocarse como favorito y habrá que esperar al descarte de los avales.

- ¿Qué diferencias hay entre los aspirantes? Además de las de perfil personal (edad, sexo, origen), están las de perfil político (experiencia en tareas de gobierno, de oposición, o presencia en las Cortes Valencianas) y el proyecto político y de dirección con el que aspiran a lograr el apoyo de los afiliados. El rosario de proyectos de los candidatos es sumamente variado. Hay apuestas por el reformismo y por la ruptura, por una dirección presidencialista o colegiada, por la bicefalia o por la unificación de la secretaría general y el candidato a la presidencia de la Generalitat. Cada uno de los candidatos, además de reunirse en las agrupaciones con los militantes, ha creado su propia página web para lanzar sus ideas.

- ¿Qué ponencia discutirán los delegados en el congreso? Los compromisarios se enfrentan a un documento, elaborado por la gestora que dirige provisionalmente la federación valenciana, que plantea abiertamente la refundación del PSPV, el cambio de nombre y un giro al centro como fórmula para ganar las elecciones al PP.

- ¿Se presentarán muchas enmiendas? Sí. El contenido de la ponencia en varios de sus apartados ha creado un notable malestar. Sin embargo, el más cuestionado ha sido la propuesta de cambiar las siglas actuales por las de Partido Socialista de la Comunidad Valenciana, con lo que representa de renuncia a la historia de los socialistas valencianos. Tanto los aspirantes a la secretaría general, como colectivos de militantes conectados mediante foros y blogs en internet están organizando la redacción y la presentación de enmiendas a la ponencia del congreso.

- ¿Cómo afronta el PSOE el congreso del PSPV? Hasta ahora la dirección del PSOE se ha limitado a pedir a los aspirantes a la secretaría general que no se lancen los trastos a la cabeza. Sin embargo, en Madrid son conscientes de que, de todas las federaciones, el congreso más complicado será el de los socialistas valencianos.

- ¿Es una ventaja que Pajín sea secretaria de Organización del PSOE? Es una incógnita. El 11º congreso del PSPV tiene lugar con una nueva estructura en el PSOE: José Blanco como vicesecretario general y la valenciana Leire Pajín como secretaria de Organización. En las filas socialistas hay coincidencia de que Pajín no puede estrenarse en el cargo con un congreso fallido en su federación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 29 de agosto de 2008.

Lo más visto en...

Top 50