Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
cómic

El tebeo suizo que 'tutea' en ventas a Tintín

La tercera gran estrella del firmamento del cómic de expresión francesa (las otras dos, ya se sabe, Tintín y Asterix) se llama Titeuf. Y es un niño de 11 años que disecciona con una agudeza hilarante el mundo que le rodea. Estos días se publica El sentido de la vida, duodécimo volumen de las aventuras del primo de Mafalda. Y su tirada, 1,8 millones de ejemplares, es, como todo lo que rodea al personaje, inusual.

Best seller absoluto en Suiza, hoy sale a la venta en Francia y promete desatarse una verdadera titeufmanía, gracias a un personaje que nació en 1992 de la imaginación del dibujante y guionista Philippe Chapuis (Ginebra, 1967), más conocido como Zep. Ha vendido 16 millones de ejemplares y ha sido traducido a 25 idiomas, incluyendo el chino.

De momento, el fenómeno no ha calado en España como en los países vecinos, aunque las tribulaciones del niño, entre la niñez y la adolescencia, se editan religiosamente en la editorial Glénat.

El fenómeno de Titeuf (contracción de petit oeuf, o huevito, en francés) no se limita a las ventas astronómicas, sino que ha generado toda una subcultura propia que ha llegado a influir la forma en que se habla el francés en nuestros días.

La creación de Titeuf le valió a Zep en 2004 el prestigioso Gran Premio de Angulema, máximo galardón del cómic, que en anteriores ocasiones recayó en pesos pesados como Enki Bilal, Moebius, Hugo Pratt o Robert Crumb. Escrito con gran inteligencia, este cómic ha llegado a ser objeto de una exposición temática en la Ciudad de las Ciencias de París, donde Titeuf guía a los más pequeños en el descubrimiento de la vida sexual. La exposición puede visitarse hasta el 4 de enero de 2009.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 2008