Reportaje:

El adiós postrero de Gustav Mahler

"Cualquier obra está viva y es siempre un nuevo reto", coinciden Ben Heppner y Petra Lang antes de interpretar 'La canción de la tierra' en la Quincena

La primera vez que unieron sus voces fue para interpretar Les Troyens, de Hector Berlioz. El tenor canadiense Ben Heppner y la mezzosoprano alemana Petra Lang coinciden ahora por segunda vez para recrear La canción de la tierra, la última obra completa de Gustav Mahler. Ayer, un día antes de subir al escenario del Kursaal donostiarra junto a la Orquesta Nacional de España dentro de la programación de la Quincena Musical, coincidieron en una idea: "Cualquier composición está viva, de manera que, en la medida en que nosotros evolucionamos, evoluciona con nosotros. Por eso es siempre un nuevo reto".

Heppner, uno de los mejores tenores dramáticos de la actualidad, explicó que la mayor dificultad técnica de su papel en esta obra es "sobrevivir" a la "enorme potencia" de la orquesta en la primera parte de la primera canción, cuando tocan todos los instrumentos a la vez. El cantante da vida a un borracho que vive sus últimos días. Para quitarle dramatismo, hace una lectura del texto "hedonista, expresiva y cómica". Para Lang, lo más complicada es dar con "el carácter específico" de cada una de las tres canciones de la pieza. En cualquier caso, confesó que está "enganchada" a Mahler, pues le ayuda a que "afloren los sentimientos de su alma".

Antes de La canción de la tierra, la orquesta interpretará Tres pequeñas liturgias de la presencia divina, de Messiaen, junto al Coro Nacional de España.

El tenor canadiense Ben Heppner y la <b><i>mezzo</b></i> alemana Petra Lang, ayer en San Sebastián.
El tenor canadiense Ben Heppner y la <b><i>mezzo</b></i> alemana Petra Lang, ayer en San Sebastián.JAVIER HERNÁNDEZ

Un viaje por la percusión

A la música de Messiaen y Mahler, la Quincena suma esta tarde la propuesta del percusionista canadiense Morris Palter, quien toca en la Sala de Cámara del Kursaal. El plato fuerte será Zyklus, una de las obras más conocidas del alemán Karlheinz Stockhausen. El intérprete aparece "completamente rodeado" de diversos instrumentos de percusión, de ahí una de las razones del título, explicó ayer Palter.

La pieza debe además su título a que es posible empezar a interpretarla "desde cualquier parte de la partitura". El caso es que siempre se completará un ciclo entero.

Palter, uno de los fundadores del grupo de rock alternativo Treble Charger, estrenará hoy Mandalaren baitan, de Isabel Urrutia. La compositora vasca se ha valido de tambores de distintos materiales. "El mundo de la percusión es tan grande, que cuando escribí la obra decidí centrarme en los tambores, porque es un instrumento que se utiliza en todas las culturas del mundo", dijo.

El percusionista conoció la pieza hace unos meses y lo primero que le gustó de ella es que es "muy fluida". "Me encanta la disposición de diversos tambores, que imprimen a la obra una dificultad técnica importante", apuntó Palter, cuyo programa se completa con obras de Vinko Globokar, Brian Ferneyhough y George Hamilton Green.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 28 de agosto de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50