El Canal abrirá con teatro en la calle

El centro de Salt y Girona apuesta por autores catalanes y contemporáneos

No hay aún una fecha de inicio de las obras de la sede estable para El Canal, el Centre d'Arts Escèniques de Salt y Girona, aunque está previsto que empiecen en 2009 y duren dos años. A la espera de esta ubicación, en la Factoría Coma-Cros de Salt, el centro prepara su segunda temporada, que se desarrollará en La Planeta y el Teatro Municipal de Girona.

Con una excepción. El director artístico del centro, Salvador Sunyer, ha apostado por el teatro en la calle para festejar el nuevo curso, que se hará esperar hasta el 7 de noviembre con el estreno de la versión catalana de La Marea, del argentino Mariano Pensotti. Él será el único director no catalán del programa, que prima el teatro de texto, la autoría contemporánea y los creadores autóctonos.

La Marea es un espectáculo original por su planteamiento y ejecución. Estrenado en Buenos Aires, en Girona se representará en la calle Nou. Escaparates de tiendas y bares servirán de escenario para esta obra sobre la incomunicación.

Con un presupuesto de un millón de euros, El Canal afianza la complicidad con otros centros de artes escénicas (los de Reus, Terrassa y, por primera vez, también con el Teatre Principal de Palma), teatros públicos (Lliure, Teatro Español de Madrid) y salas privadas (Sala Muntaner, La Planeta, La Villarroel). Y no sólo por razones de amortización económica, sino también para alargar la vida de los espectáculos.

A lo largo de la temporada, se verán montajes capitaneados por directores veteranos, como Mario Gas, con Mort d'un viatjant (primera versión en catalán de la obra de Miller) y Rosa Maria Sardà, con Petó públic, de Àngel Burgas. Carles Alfaro y Xicu Masó montarán, respectivamente, Traïció, de Harold Pinter, y L'home dels coixins, de Martin McDonagh. Y habrá también espacio para los jóvenes: Jordi Prat i Coll dirigirá Vides privades, de Noel Coward, y Jordi Casanovas llevará a escena una obra propia, La revolució.

El contrato de Sunyer con el centro vence dentro de dos años y medio. El director artístico, que está también al frente del festival Temporada Alta, tiene como objetivo conseguir que Girona ponga en contacto a creadores de dentro y fuera de Cataluña y, sobre todo, que ambas citas ayuden a estimular la circulación de espectáculos locales en el extranjero. En este sentido, está ya avanzada una colaboración entre el Teatro Nacional de Perpiñán y El Canal.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS