Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco años en Japón

Damián 666 hace un gesto desde el ring a su mujer, Guadalupe, cuando sufre una caída. "Así me dice que está bien", explica ella. Ayer celebraban su 25º aniversario de boda. Tienen seis hijos y cuatro nietos.

Ella le ha acompañado en sus viajes cuando ha podido. Como cuando fueron a Japón, donde Damián luchó cinco años. "Allí hacen lucha extrema. Sustituyen las cuerdas por alambre de espino", dice él, mostrando unas profundas cicatrices en ambos brazos.

Aunque las heridas parecen más que cerradas, Guadalupe las mira con el ceño fruncido. Aun así, asegura que no tiene ganas de que su marido se retire: "Esto es su vida, le veo con el bastón y luchando", afirma. Y la cosa no acaba ahí. Uno de sus hijos, de 19 años, comienza a entrenarse para seguir los pasos de su padre, aunque, por ahora, lo compagina con sus estudios en la Universidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de agosto de 2008