Tribulaciones de una naviera

Iscomar acumula 7 percances, entre ellos un hundimiento

La naviera Iscomar sigue con problemas. La decisión del Ministerio de Fomento de denegar el pasado día 9 el permiso de navegación a su buque Pitiusa Nova al no poder superar una inspección sorpresa, que provocó la cancelación de la línea Dénia-Formentera durante la última semana y afectó a centenares de pasajeros, ha sido el último escollo para una compañía que ha sufrido varias inmovilizaciones y hasta un hundimiento.

De hecho, la inmovilización del Pitiusa Nova supuso un golpe directo a la línea de flotación de Iscomar, ya que la creación de una línea directa con Formentera era su oferta estrella para este verano. Con ella, pretendía lavar su imagen y recuperarse de la larga lista de siete percances en los puertos de Dénia, Valencia y las Baleares.

Los más graves acaecieron en verano de 2007: el 2 de julio de aquel año, su buque Carmen del Mar también fue retenido en el puerto de Dénia por graves problemas de seguridad e higiene. Y apenas diez días después el ferry que lo sustituía, el Don Pedro, se hundió a una milla de Ibiza después de colisionar con un bajo rocoso. Desde entonces, las cosas no han mejorado para la naviera. En agosto de 2007, el Carmen del Mar volvió a quedarse sin permiso para navegar en este caso en Ibiza después de colisionar con una boya de señalización marítima cuando intentaba esquivar unos veleros. Y ya en abril de este año, el mismo buque sufrió daños en su popa tras colisionar con otro ferry cuando intentaba entrar en Ibiza. En mayo de 2008, Iscomar se decidió a retirar definitivamente de la navegación el Carmen del Mar, un barco procedente de Finlandia que había estado en circulación más de treinta años. Pero este verano tampoco ha sido fácil: en julio, el Isabel del Mar que cubre la línea entre Valencia y Palma se quedó fondeado en la bocana de este último puerto por problemas burocráticos para atracar. Y el pasado 4 de agosto, 70 pasajeros tuvieron que quedarse en los muelles de Dénia después de que el Begoña del Mar fuera desplazado para realizar la línea Valencia-Palma por problemas técnicos.

El pasado fin de semana, la paralización del Pitusa Nova dejó a 200 pasajeros en tierra. Algunos de ellos tuvieron que pasar la noche del sábado en el muelle. "Hemos viajado 600 kilómetros toda la noche desde Barcelona para coger el barco y ahora nos enteramos de que nuestros billetes no valen por problemas de la compañía", explicaba el pasado martes Núria, quien junto a su novio y otra pareja tenía previsto viajar en el Pitusa Nova. "Y lo más indignante es que hace unos días llamé para confirmar los billetes y me dijeron que no había ningún problema", aseguró.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS