Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
gente

Sir Paul McCartney pasea su nuevo amor por las calles de Londres

El 'ex beatle' hace público su romance con la estadounidense Nancy Shevell

Tan sólo cuatro meses después de que un talón de 31,6 millones de euros sentenciara su divorcio de Heather Mills, el ex beatle Paul McCartney se ha revelado en plena forma sentimental, colgado del brazo de su nueva novia. Las imágenes de sir Paul acompañado de la estadounidense Nancy Shevell, difundidas ayer, no son inéditas, aunque sí las primeras en las que la pareja se decide a posar expresamente para la prensa.

Ella, algo nerviosa, y él, completamente relajado e incluso rejuvenecido, acudieron a un café de St. John's Wood, el barrio del norte de Londres donde reside McCartney, para escenificar su relación, que ya era un secreto a voces. Shevell, de 47 años, es vicepresidenta de New England Motor Freight, una compañía de transportes propiedad de su familia, está en trámites de divorcio y tiene un hijo adolescente.

Acudieron juntos a un café del barrio de St. John's Word, al norte de Londres

Mientras a Heather Mills, personaje conocido por sus ansias publicitarias, se le ha perdido el rastro desde hace semanas, la prensa conseguía tomar en días recientes varias fotos de las vacaciones estadounidenses de su ex marido junto a Shevell, en un recorrido por la famosa Ruta 66. El tabloide británico Daily Mirror, por ejemplo, publicó una imagen en la que aparecía el músico, arrodillado mientras fotografiaba a Nancy en Tejas. No es la única escapada que ambos han protagonizado. El pasado abril, y a las dos semanas de que el músico pusiera fin en los tribunales a los cuatro años de su segundo matrimonio, los paparazzi conseguían retratarles en una isla privada del Caribe. Desde su entorno se esgrimió entonces la vieja amistad de la heredera americana con McCartney y su primera esposa, Linda, fallecida en 1998 a causa de un cáncer de pecho. La propia Shevell también padeció, y superó, esa enfermedad.

La que fue denominada "la guerra de los McCartney", el pulso de Heather con su ex para obtener una sustanciosa compensación económica, se dirimió antes en las páginas de la prensa que en el juzgado, con feas acusaciones de por medio. Los tabloides restaron toda credibilidad a la denuncia de la ex modelo y activista vegetariana (40 años), de que había sufrido maltratos, al tiempo que la caracterizaba como una mera cazafortunas. Fue una batalla desigual -nadie sabe si injusta- desde el punto de vista mediático, porque el ex beatle, a sus 65 años, es un icono nacional y contó con poderosos aliados para mantener su imagen impoluta. Ahora, los diarios locales han decidido volcarse en elogios hacia Nancy Shevell, que aparece como la cara opuesta a los desmanes que acompañaron a la personalidad de su antecesora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de agosto de 2008