Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:PEKÍN 2008 | Hockey

Desayuno con palos

La selección de hockey sobre hierba de China tiende una trampa a España al hacerle jugar a las ocho de la mañana

El viernes, la selección española de hockey sobre hierba deberá levantarse a las cinco de la mañana para enfrentarse a China. La selección anfitriona no esperará con la mesa puesta, el café, la leche, las tostadas y el zumo. Tampoco habrá dim-sum, esas empanadillas que la gente de Pekín se toma con el té al despertarse. Lo que habrá son palos. Sticks les llaman. Así lo ha dispuesto el organizador en un calendario diseñado según sus necesidades.

Hoy (14.30, hora peninsular), España empieza a disputar el torneo de hockey masculino. Se trata de una de las competiciones en las que el Consejo Superior de Deportes da por sentado que conseguirá un oro o una plata. La selección debutará ante Bélgica, un rival asequible. Luego esperan Nueva Zelanda, China, Alemania y Corea. Todos los partidos se jugarán entre las 18.30 y las 21.00 horas de China. Salvo el partido contra China, que será al alba. En esas horas en que la bruma, mezcla de neblina, rocío, arena del desierto de Gobi y dióxido de carbono (China es el principal productor mundial), comienza a levantarse sobre los arrabales de la ciudad tapando la salida del sol. Una hora extraña a la que el equipo no podrá adaptarse.

"Nos pegaremos un madrugón y ya está", se resigna Hendriks, el seleccionador

"Era previsible que ocurriera", admitió el holandés Maurits Hendriks, el seleccionador, con resignación; "China ha puesto un plan de partidos muy bien pensado. Jugamos dos a las ocho de la noche y luego éste a las ocho de la mañana del viernes. El miércoles, tras jugar con Nueva Zelanda, los fisiólogos calculan que los jugadores, por la adrenalina que liberan en el partido, no se podrán dormir hasta las dos de la madrugada. No se puede hacer nada. No tendría sentido que madrugásemos el jueves para adaptarnos porque no hay tiempo. No sería inteligente. Así que nos fijamos el ritmo de las 20.00 horas para los primeros partidos y el día de China nos pegamos un madrugón y ya está"

"Los chinos lo han hecho conscientemente", añadió Hendriks; "de otra forma no se explica que justo los dos partidos que juegan ante Alemania y España, los dos rivales más difíciles, sean los que ha fijado a las ocho de la mañana. China, además, tendrá una ventaja porque se viene preparando de madrugada desde hace tiempo. Ha adecuado el horario biológico de sus jugadores para estar a tope muy temprano, cuando lo normal es que el organismo alcance su máxima producción hormonal a última hora de la tarde".

Santi Freixa, Pol Amat, Kiko Fábregas y Rodrigo Garza son algunas de las figuras que han convertido al hockey español en una referencia mundial en los últimos años. Desde que concluyeron los Juegos de Atenas en cuarta posición, tras caer ante Australia en semifinales, los españoles se han propuesto una revancha. Al frente del grupo está el holandés Maurits Hendriks, verdadera máquina de hacer planes. A Hendriks se le atribuye la construcción de un equipo que, desde 2004, ha logrado un campeonato y un subcampeonato de Europa, una plata en un Mundial y otra en un Champions Trophy. España no se cae del podio desde Atenas. El equipo ha alcanzado el punto exacto de madurez. Todo está listo para conseguir un metal en Pekín. Sin embargo, los chinos tienen otros planes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de agosto de 2008