Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Superior confirma la nulidad del despido de la periodista de la Cope

La emisora de los obispos solicita un traductor de gallego para un nuevo juicio

La justicia ha vuelto a dar la razón a la periodista Isabel Quintairos. Fue despedida por la cadena Cope por estar casada con una mujer y por haber trabajado para el BNG. Así lo estimó la juez del Juzgado de lo Social número 2 de Santiago, quien obligó a la empresa a readmitir a la redactora. La sentencia, que declaraba el despido nulo "por vulnerar los derechos fundamentales de la periodista", fue recurrida por la empresa, entre otros motivos, por estar escrita en gallego, "una lengua tal vez cooficial o algún dialecto". Ayer, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) confirmó el fallo del juzgado.

Desde hace un año, Quintairos cobra sólo la prestación por desempleo

La Cope "se acuerda del idioma del proceso cuando recibe la sentencia contraria a sus intereses", reza el documento. Y es que los abogados de la cadena no manifestaron desconocer la lengua gallega en ningún momento del proceso. Aun así, la Cope decidió recusar a la magistrada del Juzgado de lo Social número 2 de Santiago Ana López Suevos por "faltar de forma palmaria a la verdad" y por su actuación "absolutamente sectaria y partidista". El Consejo General del Poder Judicial archivó la causa.

Otra de las pruebas que confirman la sentencia a favor de Quintairos está en un párrafo del ideario de la cadena Cope, aprobado por el pleno de la Conferencia Episcopal: "[La emisora] difundirá asimismo, con claridad y con ahínco, el concepto cristiano del matrimonio, la familia y la sexualidad". Quintairos fue despedida por su orientación sexual e ideólógica porque, como dice la sentencia, "la empresa no fue capaz de acreditar que la no readmisión de la periodista obedecía a las causas esgrimidas por su defensa".

"Nunca creí que un caso tan absurdo como éste se pudiera sostener", confiesa Quintairos, quien dentro de una semana volverá a sentarse delante de los abogados de la Cope. Antes de recurrir la sentencia, la emisora acató el fallo de la magistrada Ana López Suevos, aunque sólo durante tres días. Después de readmitir a la redactora en la empresa -"estuve sentada en una silla, apartada de la redacción y sin que nadie me asignara una tarea", cuenta Quintairos-, la Cope volvió a despedirla. El juicio por la segunda destitución se celebrará el próximo martes.

Para curarse en salud, los abogados de la cadena han solicitado "que se habilite a una persona conocedora de la lengua empleada para que proceda a la correspondiente traducción". El objetivo: atenuar la "permanente actitud innecesariamente provocadora" de la abogada de Quintairos, quien durante el juicio anterior, "sufrió un súbito ataque de galleguismo". La Cope "olvida", según el TSXG, que se puede usar "la lengua oficial propia de la Comunidad Autónoma" en un proceso judicial.

"Nunca llegaré a comprender este empecinamiento, cuando la justicia está quitando la razón a la Cope de manera demoledora", reconoce Quintairos, en paro desde el 18 de julio del año pasado (cuando fue despedida por primera vez) y a la espera de cobrar los salarios de tramitación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de agosto de 2008