Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pons defiende el aeropuerto de Castellón "aunque no sea rentable"

El portavoz del PP justifica que el Consell pida la cogestión de Manises y L'Altet

El PP opina que los aeropuertos grandes deben servir para financiar los que no son rentables. Lo declaró ayer en Valencia el vicesecretario de comunicación popular, Esteban González Pons. Puesto en el caso concreto del que se está construyendo en Vilanova d'Alcolea (Castellón), que no ha conseguido atraer hasta ahora a ninguna compañía aérea (aparte de una conexión con Madrid), el portavoz opinó que la infraestructura es pertinente "aunque luego no hubiera una masa crítica para que fuera rentable", algo que, de ser así, cambiará "con el paso del tiempo" y el "desarrollo" de la provincia, añadió.

Si la construcción de un aeropuerto debiera condicionarse a sus previsiones de viabilidad económica, "a lo mejor sólo existirían el de Barajas, el de Palma o el L'Altet", prosiguió González Pons. Desde su punto de vista, "las infraestructuras ni se hacen ni se mantienen por el número de personas que hay", sino por el "derecho" que estas tienen a que existan.

Antes de referirse al caso concreto de Castellón, el portavoz popular criticó que el Gobierno esté rompiendo "la caja común de los aeropuertos" al haber anunciado la privatización parcial (de un 30%) de AENA, y la entrada de los gobiernos autonómicos de Madrid, Cataluña y Baleares en la gestión de los de Barajas, Barcelona y Palma respectivamente. González Pons dio por sentado que ello implicará el cierre "en los próximos meses" de varios aeropuertos pequeños, y pidió al Ejecutivo que los identifique.

Al portavoz del PP se le planteó la aparente contradicción de su discurso con el de la Generalitat, que viene reclamando la cogestión de los aeropuertos de L'Altet (Alicante) y Manises (Valencia). González Pons negó que la haya: el Consell, afirmó, "prefiere sin ninguna duda y como todo el PP que se mantenga el sistema nacional de aeropuertos antes de que se disgregue". Ahora bien, agregó, si el Gobierno abre la mano en algunos casos, y se entra en una dinámica que describió como un "sálvese quien pueda", "lo que no va a hacer es no reclamar los suyos".

Preguntado por el caso de transfuguismo de Dénia que ha dado la alcaldía al PP, Pons se limitó a declarar que la dirección regional tiene "autonomía suficiente para mantener sus propias posiciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de agosto de 2008