_
_
_
_
Reportaje:PEKÍN 2008 | Faltan 5 días para los juegos

La "guerrera" del agua

Amaya Iríbar

Yurema Requena, bronce mundial en aguas abiertas, nada 100 kilómetros a la semana para el estreno olímpico de la prueba

Cada mañana temprano los empleados de la piscina del Camino de la Ermita de Vila-real (Castellón) ven aparecer a Yurema Requena y Ricardo Franch, su entrenador. En esta instalación al aire libre, con aire de pequeño club de campo, casi familiar, pasa la pareja buena parte de estos días de verano. Yurema, que se levanta a las seis de la mañana, no es tan popular como David Meca, el deportista-espectáculo que no estará en Pekín, pero es la gran opción española en el estreno olímpico de los 10 kilómetros en aguas abiertas, esa prueba en la que los nadadores además de demostrar sus cualidades de fondista deben resistir los arreones de los rivales, los codazos, las patadas, los arañazos, todo eso que es imposible ver en una piscina.

"Tengo carácter. Otras son más grandes. ¿Que menos que defenderme!", dice
"Tiene fondo, sabe colocarse y se adpata a todas las aguas", resume su entrenador
Iba para policía, pero ha decidico retrasar su preparación para centrarse en pekín

Cuesta imaginar que esta chica menuda —1,67 metros y sólo 50 kilos de peso— de piernas y brazos largos y delgados se haga un hueco en el agua entre rivales de mayor envergadura. Pero ahí está. Bronce en el los últimos Mundiales. Cuesta imaginarla guerreando en el agua al verla hacer uno tras otro largos de piscina, encorsetada por las boyas, como cualquier otro nadador.

Su estilo no es tan perfecto como el de un nadador de piscina. "Su brazada es más corta y saca demasiado la cabeza", resume el seleccionador nacional, Eugeni Ballarín. Pero eso que sería un defecto para Michael Phelps y compañía en aguas abiertas se convierte en una ventaja. Como su carácter, "guerrero". "Es una gran competidora. Ahí es donde saca lo mejor de sí misma porque es una gran luchadora. Si tuviera que destacar algo sería su rabia, su fuerza mental". "Tiene mucho carácter", añade con una sonrisa su entrenador. "Carácter sí que tengo, pero otras chicas son más grandes. ¡Qué menos que defenderte!", parece replicar la castellonense, 24 años, siempre en Vila-real, desde los 12 a las órdenes de Franch.

"En piscina iba muy bien, pero llegó un momento en que tenía que decidir. Tenía cualidades para esta prueba, más allá de tragar metros, también la orientación, la capacidad de colocarse en la mejor posición, de adaptarse al agua en diferentes condiciones, fría, con olas... Dio el salto en 2001", resume su carrera el entrenador, sentado al borde de la piscina ya terminada la sesión de la mañana. Fuera espera Sonis Ruiz, compañera hoy de entrenamientos y una promesa de la prueba.

Yurema Requena, que aún sigue compitiendo de cuando en cuando en piscina, divide sus sesiones de entrenamiento entre la mañana y la tarde. Ahora son al aire libre —de ahí el moreno intenso de la nadadora—, pero a veces en invierno alternan esta instalación con una piscina cubierta, a unos diez minutos en coche.

En algunas de estas sesiones se trata de nadar, nadar, nadar y nadar, para ganar fondo. Hasta 100 kilómetros a la semana, calcula su entrenador. La última, 92. "A veces aprovecho para pensar en mis cosas, pero en competición sólo pienso en la competición". La semana pasada rebajó la carga de trabajo con vistas a los Juegos.

En otras, hablamos de explosividad, series de velocidad que le permiten mejorar ese esprint con el que se coló en el podio de los Mundiales de Sevilla en mayo, donde la medalla se decidió por un suspiro entre media docena de nadadoras.

Dos o tres días a la semana se machaca en el gimnasio. Pero estas cargas no suponen más del 10% del total del trabajo semanal, que es principalmente en el agua. Entre sesión y sesión, visita al fisioterapeuta si lo necesita, o se va a comer a casa, a la de sus padres, conduciendo su Ibiza plateado. Se apuntó a una academia para prepar la oposición a policía municipal, pero este año lo ha parado. "Empecé con ganas, pero no corre prisa. Lo retomaré cuando vuelva de Pekín... Unos Juegos sólo pasan cada cuatro años".

El nadador de aguas abiertas está acostumbrado a trabajar aislado del equipo nacional. Cada uno en su club, con su entrenador, así que están "muy solos", reconoce el seleccionador, que hace la planificación general, programa las habituales concentraciones en Mataró (Barcelona) para "hacer equipo", las competiciones...

Pero esta temporada es diferente. "Importante". Así que el calendario ha variado ligeramente. Yurema y sus compañeros —en Pekín sólo la acompañará Kiko Hervás— han hecho dos concentraciones de 21 días en Sierra Nevada. En altura. Donde se altera el oxígeno en sangre y se mejora el rendimiento.

Los resultados parecen acompañar a Requena. No sólo por su medalla mundialista, sino también por la plata conseguida en julio en la prueba de la Copa del Mundo en Francia. Con estos ánimos viajará el miércoles a Pekín, con tiempo suficiente para adaptarse al clima. Su prueba está programada para el día 17. Ya sabe que sólo se encontrará a 24 competidoras—, que será en el canal de remo, alejado de las principales instalaciones olímpicas, de 1.000 metros de largo y 150 de ancho, que unas veces son aguas tranquilas, como un estanque y al día siguiente parece un mar, que el calor y la contaminación pueden afectarla, que su novio estará viéndola.

También sabe que es una oportunidad única: estrenar una prueba olímpica con medalla. "Ya lo hizo en el Mundial, ¿por qué no en Pekín", pregunta su entrenador.

Yurema Requena, en la piscina de Vila-real en la que se entrena.
Yurema Requena, en la piscina de Vila-real en la que se entrena.ÁNGEL SÁNCHEZ

Yurema Requena

- Nació el 25 de noviembre de 1983 en Vila-real (Castellón).

- Se entrena con Ricardo Franch desde los 12 años.

- Es una nadadora pequeña para su especialidad: mide 1,67 m y pesa 50 kilos.

- Empezó como fondista en piscina y decidió cambiar de especialidad en el año 2000.

- Fue bronce en los Mundiales de este año en Sevilla y la plata en la prueba de la Copa del Mundo de Francia en julio.

Sobre la firma

Amaya Iríbar
Redactora jefa de Fin de Semana desde 2017. Antes estuvo al frente de la sección de Deportes y fue redactora de Sociedad y de Negocios. Está especializada en gimnasia y ha cubierto para EL PAÍS dos Juegos Olímpicos y varios europeos y mundiales de atletismo. Es licenciada en Ciencias Políticas y tiene el Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_