Reportaje:

La crisis une a la F-1

Los equipos han comprendido que juntos tienen más fuerza para lograr una parte más importante del pastel que gestiona Ecclestone

El Acuerdo de la Concordia, que debe cristalizar en los próximos meses, parece haber tomado un nuevo rumbo. La reunión que mantuvieron todos los equipos de Fórmula 1 esta misma semana en la sede de Ferrari, en Maranello (Italia), abre una nueva vía en la que la recién creada FOTA (Formula One Teams Association) adquirirá un peso específico mucho mayor en toda la negociación. Y más aún teniendo en cuenta que, según se confirmó ayer, el presidente de esta nueva organización será durante los próximos 12 meses Luca di Montezemolo, presidente de Ferrari y de Fiat.

De la primera reunión, en la que también estuvieron invitados Bernie Ecclestone, patrón de la F-1, y Donald McKenzie, presidente de CVC -la empresa de inversión que posee el 75% de los derechos comerciales de explotación de la F-1-, surgió la idea inicial de que la FOTA debe negociar con Ecclestone y con la Federación Internacional del Automóvil (FIA) tanto las reglas como el reparto de los beneficios de la F-1.

Toda la actualidad de la Fórmula 1
Más información
Alonso burla a los Ferrari

Ésta es la diferencia fundamental con lo que ocurrió entre 2005 y 2006, cuando expiraba el anterior Acuerdo de la Concordia, el contrato que mantiene unidos a los equipos, a la FOM (Formula One Management) y a la FIA. Entonces, cada cual firmó por su parte intentando sacar el máximo partido. El primer equipo que llegó a un acuerdo con Ecclestone, a espaldas de los otros, fue Ferrari.

Ahora, cuando la crisis en el sector del automóvil empieza a ser galopante y las escuderías cuentan cada vez con recursos más reducidos, los equipos han descubierto que juntos tienen muchísima más fuerza para implantar no sólo las reglas de reducción de costes y congelación de motores por las que algunos claman, sino también para lograr una parte más importante del pastel que hasta ahora gestionaba casi en solitario Ecclestone. Y quieren lograr un acuerdo que incluya a los equipos, la FOM y la FIA.

"Eventualmente, creo que llegaremos a un compromiso con CVC para que cedan una gran parte del control que ejercen en temas deportivos concediéndoles a cambio más libertad para que hagan negocios con quienes quieran, bajo la batuta de Ecclestone", dijo recientemente Max Mosley, presidente de la FIA. Mosley cedió por 100 años los derechos de explotación comercial de la F-1 a Ecclestone a cambio de un fijo anual. Ahora quiere recomprarlos mientras parece haberse convertido en el principal problema para la firma del nuevo Acuerdo de la Concordia. Hace sólo unas semanas abogaba para que los equipos doblaran su cuota a la FIA y exigiesen más dinero a Ecclestone. Los equipos se reparten anualmente unos 800 millones de euros de los derechos de explotacion. En el futuro serán más.

Imagen del Gran Premio de España.
Imagen del Gran Premio de España.VICENS GIMÉNEZ

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS