Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSdeG abre la carrera electoral con un respaldo a Touriño del 97%

Ricardo Varela, propuesto para ascender a vicesecretario general

Sin contestación ni oposición organizada. Con el 97,3% de los votos del congreso, inicia el secretario general del PSdeG, Emilio Pérez Touriño, su carrera hacia las elecciones autonómicas previstas para marzo. Doce votos en blanco fueron toda la objeción que quisieron evidenciar los 456 delegados reunidos ayer en Santiago.

La respuesta a tanta unanimidad fue un emotivo mensaje del líder, que convocó a las bases a trabajar desde ahora por el vuelco electoral: "Os lo debo todo, sólo por eso vale la pena estar en política". "Emocionado que no abrumado" por la votación, Touriño animó a los presentes, con cargo y sin él, a lograr "la confianza mayoritaria del pueblo de Galicia" en las unas. "Hoy tengo más ganas, más ilusión que cuando comencé en el Congreso de Ourense [en 1998], Galicia merece la pena, ahora que le quitamos la apisonadora del clientelismo". Con un punto de gravedad se comprometió a contar con "los mejores" para afrontar ese reto. Pero se reservó la alineación para seguir negociando los puestos en un reservado de un hotel cercano al Palacio de Congresos de Santiago.

En esa nueva dirección, que se votará hoy, repetirán, el actual secretario de Organización, Ricardo Varela -un hombre muy próximo a José Blanco- y la diputada autonómica y concejal coruñesa Mar Barcón como número tres. Al cierre de esta edición, Touriño y Varela perfilaban la fórmula para hacer más operativa la nueva ejecutiva. La solución dependía de si Varela aceptaba el ofrecimiento de Touriño de ocupar una vicesecretaría similar a la que ya se ha creado en Madrid. En ese caso, Barcón sería secretaria de Organización.

La estructura alternativa mantendría a Varela en su puesto actual para que Barcón ejerciese la portavocía de una Executiva renovada en la que también estarán en primera línea la conselleira de Política Territorial, María José Caride; la edil de Ferrol y diputada autonómica Beatriz Sestayo; el hombre fuerte en Pontevedra, Antón Louro, y un representante de la provincia de Ourense aún por designar anoche.

Por la mañana, en la apertura del congreso, el secretario general había exhibido un prolijo informe de gestión que le permitió presentarse "con los deberes hechos" y el crédito de las votaciones renovado elección tras elección. Con Francisco Vázquez en el Vaticano y ninguna alternativa organizada entre el auditorio, Touriño presumió de liderar un partido maduro, "capaz de superar viejos personalismos y pequeñas querellas internas para convertirse en alternativa a la marejada conservadora". Y sacó pecho con el resultado en las generales, "el mejor desde 1977" y la evolución de los últimos ocho años, que ha llevado a los socialistas gallegos a duplicar el voto.

El líder del PSdeG se felicitó por ello tanto como por el retroceso experimentado por el PP en las últimas citas con las urnas. "Rajoy se ha encontrado aquí con la horma de su zapato, porque es la comunidad donde el PP ha sufrido la mayor hemorragia de toda España". Y contra los populares volvió a dirigir su diatriba pública Touriño. Por su lectura "catastrofista" de la situación económica y su "silencio" en el debate lingüístico. "El señor Feijóo, tan locuaz en la demagogia, calla como un muerto cuando circulan los manifiestos, pero él sigue mudo. Es irresponsable quien inventa un conflicto artificial, pero es doblemente irresponsable quien, desde Galicia, se convierte en cómplice de los que pretenden arruinar nuestro patrimonio lingüístico", acusó en un discurso sin alusiones al BNG.

Sí las hubo y muy duras en el debate que se celebró en el plenario a puerta cerrada. Touriño equiparó allí a sus socios del BNG con el PP a la hora de aplicar "las mismas prácticas clientelares". Contrapuso esa forma de actuar con la del PSOE, que trabaja "para todos",dijo, y admitió su disgusto por que tanto PP como Bloque coincidan en hacer distinciones en los gobiernos "entre las personas que tienen carné y las que no".

El secretario general tomó nota de las 30 intervenciones de los delegados que pidieron un partido más dinámico y con más vida. Algún alcalde, como el de Camariñas, Juan Bautista Santos, lamentó la falta de interlocución con los conselleiros indepedientes de la Xunta. Concejales en la oposición de distintos municipios ratificaron el lamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de julio de 2008