Barcelona es más cara que Bruselas, Francfort, Los Ángeles y Chicago

La capital catalana y Madrid, entre las 50 ciudades más gravosas del mundo

¿Dónde diría que es más caro un CD de música? ¿En Barcelona o en Nueva York? ¿Y un menú de comida rápida? Piense mal y acertará. Comprar un compacto en la capital catalana cuesta casi el doble (20 euros) que en la Gran Manzana (11,8 euros), y una comida rápida; 6,30 euros en Barcelona y 4 euros en Nueva York.

Vivir en Barcelona se está poniendo por las nubes. No todo cuesta más que en la ciudad que nunca duerme, por supuesto. Aquí un café es más barato (y mejor) y en Nueva York, alquilar un apartamento de lujo de dos habitaciones sin amueblar cuesta casi el doble que en la capital catalana: 3.056 euros mensuales frente a 1.600. Pero las diferencias se acortan.

La inflación y el euro alto ponen el coste de la vida por las nubes

Barcelona y Madrid están entre las 50 ciudades más caras del mundo para vivir, por delante de Bruselas, Francfort y de las grandes urbes estadounidenses como Los Ángeles o Chicago, según un estudio de la consultora Mercer. Madrid ha bajado dos puntos en la clasificación con respecto al año pasado -ocupa el puesto 28-, mientras que Barcelona se mantiene en el 31, aunque en la mayoría de indicadores de la tabla comparativa (veáse el cuadro) aparezca como más económica salvo en uno: un café cuesta 2,30 euros.

El estudio mide comparativamente los precios de más de 200 productos y servicios (vivienda, comida, ropa, transporte, ocio y electrodomésticos, entre otros) de más de 140 ciudades y toma a Nueva York como ciudad base, con 100 puntos.

Un trabajo reciente del banco suizo UBS colocaba a las dos capitales españolas entre las 25 más caras, por delante incluso de Hong Kong y al mismo nivel que Nueva York.

La mayor inflación de España es uno de los factores que explican que sus principales ciudades aparezcan entre las más caras. Pero también está la caída del dólar. El "fortalecimiento del euro ha comportado que muchas ciudades europeas hayan subido puestos", explica Rafael Barrilero, socio de Mercer.

Moscú es, por tercer año consecutivo, la ciudad más cara del mundo. Tokio ocupa el segundo lugar y Londres el tercero. Mercer detecta que la brecha entre las urbes más caras y las más baratas se acorta, lo que "confirma el aumento mundial de ciertos alimentos y el petróleo, que se ve parcialmente contrarrestado por la caída de otros artículos debido a las importaciones más baratas procedentes de China", explica Barrilero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de julio de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50