Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de vecinos de Jaén dejan sus casas por temor a inundaciones

La última tormenta devuelve la zozobra a la zona residencial de los Puentes

Centenares de vecinos de la zona residencial de los Puentes, en Jaén capital, se vieron obligados a abandonar sus viviendas la noche del martes al miércoles ante el temor a nuevas inundaciones por la crecida de los ríos Eliche y Quiebrajano. Fue el propio Ayuntamiento de la capital el que, con megáfonos, alertó a los vecinos para que evacuaran sus casas por la probabilidad de que los ríos se volviesen a desbordar, como ocurrió el pasado mes de mayo. Por fortuna, el hecho de que los cauces de los ríos se hubieran limpiado recientemente hizo que sólo en la zona de Puente Jontoya se inundaran los patios de las casas más próximas al río, aunque el barro y las piedras arrastradas por el agua -más de 20 litros por metro cuadrado en menos de media hora- cortó también el puente de acceso a la barriada y dejó bloqueados a algunos vehículos.

En la zona residencial de los Puentes viven unos 6.000 vecinos de Jaén, la mayoría de ellos usan las casas como segunda residencia que disfrutan los meses estivales por ser una zona mucho más fresca que la capital debido a la cercanía de los ríos.

Se trata de una zona que lleva 12 años aguardando la ejecución de una presa de contención de avenidas y el encauzamiento de los cauces del río, medidas contempladas por las administraciones para evitar las continuas inundaciones que se producen en este lugar.

La última promesa de la Junta de Andalucía y del Gobierno central es que a principios de 2009 se iniciarán las obras, aunque antes es preciso culminar el proceso de deslinde del dominio público hidráulico, que conllevará que varias decenas de chalés -los que están a menos de 50 metros del cauce del río- tengan que ser demolidos por su alto riesgo de avenidas.

A primeras horas de la noche del martes la zozobra y la tensión volvió a apoderarse de los vecinos, máxime después de que el Ayuntamiento alertase de la posibilidad de inundaciones por la crecida del río a la altura de los municipios de Los Villares y Valdepeñas.La Policía Local, los bomberos, Protección Civil y la Guardia Civil habilitaron un dispositivo de vigilancia en la zona y aconsejaron a los vecinos que se marchasen de sus viviendas. La concejal de Seguridad, Matilde Cruz, justificó la alerta en las indicaciones del 112 y de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

"Agradecemos la ayuda del Ayuntamiento, pero hay que tener mucho cuidado con las alertas a la evacuación de las viviendas porque contribuye a que cunda el pánico y a que haya un éxodo masivo de vecinos que colapsen los puentes de salida de la barriada", se quejó ayer Luis Guzmán, presidente de la asociación de vecinos del Puente de la Sierra, la mayor de las urbanizaciones, con más de 3.000 vecinos. Guzmán recuerda que, precisamente, las tres víctimas mortales registradas a consecuencia de las riadas en esta zona desde la década de noventa se debieron a vecinos que se vieron sorprendidos en sus vehículos por la riada.

"Lo primordial es que se acometan lo antes posible las obras de infraestructura necesarias para solucionar de una vez por todas este problema", abundó Joaquín García, presidente de los vecinos del Puente Jontoya, la urbanización más afectada en esta ocasión. También el PP ha pedido celeridad al Gobierno para ejecutar la presa del río Eliche y evitar así los riesgos de avenidas.

Las tormentas de la noche del martes también provocaron una veintena de incidencias en la provincia de Jaén, siendo el municipio de Los Villares el más afectado, con anegaciones y cortes de carretera. También en Mengíbar se alertó del posible desbordamiento del río Guadalbullón. Por su parte, el Ayuntamiento de Cabra del Santo Cristo ha acordado en pleno exigir la declaración como zona catastrófica por los daños registrados en el olivar tras la tormenta del pasado domingo.

De otro lado, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, COAG, evaluó en 11 millones de euros los daños provocados en la agricultura por la tormenta del pasado lunes en la comarca de Los Palacios, Utrera y Dos Hermanas. Más de un millar de agricultores se han visto afectados por este fenómeno meteorológico, que ha dañado a 2.500 hectáreas de cultivos.

En concreto, han sufrido graves daños 1.200 hectáreas de olivar y más de 350 hectáreas de uva de mesa y uva de vino, con importantes mermas en producción y calidad. Los frutales de hueso han sido otros de los cultivos afectados, con más de 100 hectáreas de ciruela de variedades tardías dañadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de julio de 2008