Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Cosa de dos

Magos

El mago Robert Houdin (1805-1871 escribió en su autobiografía que los ilusionistas abusaban de las cajas de doble fondo y de los aparatos destinados a lograr el efecto mágico sin exigir la destreza del operador. "La verdadera prestidigitación no debe ser la obra de un hojalatero, únicamente la del artista: no se busca en este último ver funcionar sus aparatos". La magia de los grandes aparatos es asombrosa, pero sin quitarle mérito... la admiración se reparte entre quien los maneja y quien inventa esta fantástica ortopedia. Hay otra magia, la de cerca, con el ilusionista arremangado y las manos desnudas. Con el público a su lado, juega con monedas o cartas. Y se multiplican, desaparecen. En Nada x aquí (Cuatro), hubo varios ejemplos de estos misterios.

Los titulares del programa y algunos amigos, como Gaetan Bloom a quien le aparecen y desaparecen desde el micro a los zapatos, y Daortiz, dominando la baraja, ofrecieron una breve antología de este arte. Depurados de gran atrezzo, esta sencillez aparente no empequeñecía el asombro del espectador. La magia necesita este programa y otros más no sólo para poder disfrutarla sino, también, para reivindicarla. En España, los magos tienen dificultades para que se les abran los grandes teatros. Suerte que hay algunos locales militantes que albergan a esos artistas poco mimados. Recientemente se ha publicado una biografía del mago catalán Fructuós Canonge (1824-1890). Un limpiabotas y víctima política de la época que llegó a triunfar en los grandes teatros de España y Suramérica y a quien, según la prensa de la época, "la Reina, queriendo compensar el mérito que en el arte de la prestidigitación le distingue (...) ha dispuesto que se entregue a dicho Sr. Canonge un regalo cuyo valor asciende a la suma de 4.000 reales". Y no sólo eso, también recibió condecoraciones de todo tipo. Otros tiempos en que estos artistas tenían un reconocimiento que ahora, muchos, han de mendigar. De ahí la necesidad de espacios como el que abren estos estupendos magos y amigos de la magia de Nada x aquí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de julio de 2008