Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nuclear de Cofrentes notifica su cuarto incidente en dos semanas

La central tuvo que reducir la potencia para sustituir un indicador de presión

Los incidentes en la central nuclear de Cofrentes se suceden. Ayer la dirección de la central, propiedad de Iberdrola, comunicó al Consejo de Seguridad Nuclear una reducción no programada de la potencia del 30% para sustituir el manómetro estropeado de una tubería de aceite a las 4.52 horas de la madrugada. La reparación obligó a dejar fuera de servicio una de las turbobombas de alimentación de agua. Este es el cuarto incidente que notifica la central nuclear de Cofrentes en dos semanas.

Hasta ayer, el último de ellos se había registrado el pasado jueves al abrirse una de las válvulas que evitan las subidas de presión imprevistas en el reactor. En esa ocasión la válvula se estropeó por un cortocircuito y obligó a declarar una prealerta de emergencia. El tercero de los incidentes obligó al Consejo de Seguridad Nuclear a enviar un inspector especialista en las piezas afectadas por el incidente y a comprobar la información facilitada por la dirección de la central. Esta inspección tuvo lugar el pasado viernes, pero ayer Cofrentes tuvo que volver a notificar su cuarto incidente en menos de dos semanas.

Fuentes de la central nuclear que opera Iberdrola explicaron que hasta hace año y medio las reducciones de potencia que excedan el 20% no tenían porque notificarse. Las mismas fuentes indicaron que el último incidente no tiene ninguna relevancia en materia de seguridad y que estaba previsto recuperar el 100% de la potencia antes de las 0 horas del lunes.

La coordinadora de Esquerra Unida, Glòria Marcos, instó ayer al Consell a exigir formar parte del Consejo de Seguridad Nuclear. Por su parte, el portavoz de Els Verds-Esquerra Ecologista Carles Arnal reclamó "una explicación con detenimiento de las causas de tantos errores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de julio de 2008