Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:breakingviews.com | Laboratorio de ideas

Ponerse a cubierto

Banesto tiene al alcance cumplir sus objetivos, pero tendrá que esforzarse

Banesto tiene la poco envidiable tarea de dar comienzo a la temporada de publicación de resultados de los bancos españoles. La economía del país ha dado un giro brusco a peor en los últimos meses, y los bancos empiezan a sentir el daño.

Hay dos tendencias preocupantes: la morosidad está aumentando y el crecimiento de los préstamos se está ralentizando con rapidez. Las provisiones específicas de Banesto, por ejemplo, se multiplicaron por cuatro. El ratio de cobertura de morosos se situó en un saludable 200%, pero hace sólo un trimestre el ratio estaba en el 266%. Los préstamos totales siguieron aumentando un 10%, pero a finales del año pasado la tasa de crecimiento se situaba en el 21%.

Banesto ha declarado un impresionante 15% de aumento del beneficio neto respecto al primer semestre del año anterior, aunque fue gracias en parte a una disminución del tipo impositivo y de los beneficios de ventas de inmuebles. Además, los beneficios declarados no reflejan la realidad actual. Los bancos españoles siguen teniendo una espesa capa de grasa: las provisiones sobre el balance de situación que el Banco de España les hizo sabiamente establecer durante el largo auge inmobiliario. Los beneficios declarados no empezarán a caer hasta que las provisiones se agoten. Dado que la economía está dando traspiés, parece cada vez más probable que eso ocurra.

Para mérito suyo, Banesto ha mantenido los gastos bajo control. De algún modo el banco también ha conseguido ampliar márgenes, una hazaña impresionante dado el aumento de los costes de financiación. El banco se ha comprometido con valentía a mantener su objetivo de alcanzar un retorno sobre capital del 18% y una ratio de eficiencia del 39%. El banco estuvo a punto de alcanzar esos objetivos en el primer semestre del año.

En ese contexto, Banesto puede alegrarse de haber contratado a Rafa Nadal para su publicidad. El tenista español tuvo que esforzarse al máximo para vencer a Roger Federer en la final de la semana pasada en Wimbledon. Siendo un banco bien dirigido, con una matriz rica (el Santander es dueño del 88% de las acciones) es concebible que Banesto alcance sus objetivos, pero tendrá que aplicarse mucho.

El Santander y su gran rival el BBVA también deberían capear la tormenta económica española, gracias a su sustancial volumen de negocios fuera del país. Pero los competidores, principalmente nacionales de Banesto, como el Banco Popular, y muchas de las cajas de ahorros, parecen mucho más vulnerables. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de julio de 2008