Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Próximo destino, Rivas Futura

La tercera estación de metro de la localidad ya está en funcionamiento

La red de metro cuenta con una nueva parada en la línea 9 (Herrera Oria-Arganda del Rey). Ayer se inauguró Rivas Futura, la tercera estación del municipio madrileño de Rivas-Vaciamadrid. Está situada junto al parque empresarial y comercial del mismo nombre, entre las paradas de Rivas-Urbanizaciones y Rivas-Vaciamadrid.

Santiago Luque, de 16 años, fue el usuario que la estrenó. La apertura al público estaba prevista para las tres en punto de la tarde. Él llegó a las tres menos cuarto y le impidieron el paso. "Así que me fui por los alrededores de la estación, para fichar sitios escondidos para venirme con la novia", cuenta. A las tres entró en el vestíbulo y fue recibido con un aplauso de los guardias de seguridad y del personal de mantenimiento. "Eres el primero... de los que van a pagar, claro", le dijeron. Por la mañana, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, la había estrenado de forma oficial (es la primera estación de metro que inaugura en esta legislatura).

Santiago no tenía billete. Lo sacó en una de las cinco máquinas expendedoras y cruzó las puertas abatibles en medio de la ovación de los presentes. A las tres y seis minutos tomó el primer tren en dirección a Madrid. Fue el único viajero que subió en ese andén.

En su primera hora de funcionamiento, unos cien viajeros utilizaron la estación. La mayoría de ellos estaban satisfechos, porque llegarán antes al trabajo o a casa. Marisa, de 41 años, decía que le viene "genial. Y es muy bonita, más que las otras", afirmaba, aunque se quejaba de la poca frecuencia de los trenes: cada 10 minutos, entre las 10.00 y las 23.00. Arturo, que regresaba de trabajar en Madrid, lo tenía peor: "Ahora no sé por dónde llegar a mi casa", comentaba.

Las obras comenzaron en junio de 2007, y han costado 16 millones de euros. La estación es totalmente accesible para las personas con discapacidad. La seguridad también funciona. Un viajero dejó olvidada una bolsa de plástico en el andén. Inmediatamente acudieron dos guardias para comprobar su contenido: "A ver si va a ser algo malo", decían.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de julio de 2008