Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

Medialab-Prado abre una plataforma internacional en red de producción de arte

El proyecto 'Interactivos' se realiza en Madrid, Nueva York, Ciudad de México y Lima - El público participa en el desarollo de las obras - Las 40 creaciones viajarán a los cuatro centros participantes

"A diferencia de los museos y centros culturales, en los que la exposición como forma de difusión es el eje sobre el que giran la producción y la educación, Medialab-Prado ha adoptado un modelo en el que los procesos de producción y exposición son abiertos a la participación del público, como colaborador u observador, en la realización de proyectos concretos".

Lo afirma Marcos García, responsable de la programación del Medialab-Prado y director de Interactivos, un proyecto de producción y exposición de obras de arte digital, que involucra al público en la creación de las piezas, realizado en red con cuatro entidades culturales de otros tantos países. "De esta forma la plataforma producirá 40 obras, que viajarán por los diferentes centros y tendrán la posibilidad, por ejemplo, de ser concebidas en Madrid y luego desarrolladas en México".

Prototipo en dos semanas

Hasta el 13 de septiembre, en Madrid, bajo el título Juegos de la visión, se exhiben los 10 proyectos que se realizaron en junio, y el día 26 empezaron en el Eyebeam de Nueva York las dos semanas de producción de otros 10 proyectos, reunidos bajo el epígrafe Better than the real thing, que se exhibirán después.

El proceso se repetirá en el Centro Cultural de España de Ciudad de México, en agosto, y de Lima (Perú), en octubre.

"Los artistas consiguen llevar a cabo sus propuestas y realizar un prototipo en el tiempo récord de dos semanas, gracias a este formato de producción, permeable y colaborativo, ya que con la tecnología una sola persona no suele reunir todos los conocimientos para desarrollar un proyecto. La clave está en poner en contacto distintos campos de conocimiento: programación, electrónica, sonido, imagen, historia, antropología... Se trata de poner en práctica la famosa intersección entre arte, ciencia y tecnología".

Demuestran el éxito de la iniciativa cuatro proyectos invitados al Sónar: levelHead, de Julian Oliver, y Augmented Sculpture, de Pablo Valbuena, realizados el año pasado, y Biophionitos, de Paola Guimerans, y Stage fright, de Nova Jiang, de esta edición. "Que la gente colabore en proyectos colectivos o en ideas de otros se ha hecho evidente en Internet con ejemplos tan asombrosos como Wikipedia o GNU/Linux. Para salvar así el abismo entre creadores y ciudadanos, los centros culturales deben abrir los procesos de producción a la participación, ya sea de expertos, estudiantes o curiosos", dice García.

Entre las producciones expuestas en Madrid, destacan una escultura en forma de ojo gigante (Expanded eye, de Anaísa Franco) que, a través de un sistema de detección del parpadeo del ojo del visitante, genera una animación que multiplica el número de ojos de forma fragmentada, hexagonal y dislocada.

Eloi Maduell presenta una reinterpretación de la caja óptica del siglo XVIII (augment(0)scope), superponiendo realidades audiovisuales con ficción digital, a través tecnologías de visión artificial y técnicas de realidad aumentada.

La instalación M.A.S.K. (My alter self konciousness), de Jordi Puig, consiste en un espejo mágico que recubre la imagen del rostro del visitante con una animación basada en la información que proporcionan sus propios rasgos, de modo que cada usuario tiene una máscara audiovisual dinámica distinta. Spiral drawing sunrise, de Esther Polak, emplea la energía solar para poner en marcha un robot que lleva un reloj de arena con una hendidura con la que dibuja una línea de arena sobre el suelo, cuyo grosor depende de la velocidad de los movimientos del robot, y éstos, de la situación del Sol.

Hay trabajos que combinan lo real y lo virtual en entornos interactivos e inmersivos. Descendent, de Walter Langelaar, y 360º score, de Philippe Chatelain, permiten transformar en sonidos pinturas murales formadas por grupos de píxeles aumentados. "Los museos no deben reducirse a proveer de contenidos, más bien deben generar contextos que hagan posible la aparición de espacios de aprendizaje y disfrute colectivo del conocimiento", concluye García.

INTERACTIVOS? MADRID: http://medialab-prado.es/interactivos INTERACTIVOS? NUEVA YORK: www.eyebeam.org/learning/learning.php?page=interactivos MEDIALAB: http://medialab-prado.es EYEBEAM: www.eyebeam.org

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de julio de 2008