NUEVOS INSTITUTOS

Matemáticas para estudiar desde los vasos sanguíneos a los retos de las misiones a Marte

Acercar las matemáticas al sector productivo y promover la investigación de vanguardia atrayendo a más investigadores de primera fila internacional, independientemente de su nacionalidad, son dos de los principales objetivos del nuevo Instituto de Matemática Interdisciplinar (IMI), de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), recientemente inaugurado.

El IMI aspira igualmente a "aumentar la visibilidad de los matemáticos españoles en el panorama internacional y, en general, a mejorar la imagen social de las matemáticas", según su nota de presentación. También se considera prioritario fomentar la interdisciplinariedad, en concreto abriendo nuevas líneas de investigación y creando y consolidando grupos más grandes de especialistas en distintas áreas.

"Uno de los motores para poner en marcha este instituto ha sido la conveniencia de favorecer un mayor contacto entre los grupos activos en investigación matemática de la UCM, y potenciar su colaboración con especialistas de otras ciencias e ingenierías", explica el matemático Ildefonso Díaz, director del IMI.

El Instituto, que empezó su andadura hace dos años, tiene ya más de 70 profesionales en plantilla y está estructurado en cinco programas científicos, que tocan áreas de biología matemática; información cuántica y teoría de la decisión; modelización y simulación de toda clase de fenómenos naturales; y matemática pura.

La biología matemática se ocupa de problemas como la modelización matemática del proceso de formación de trombos en la sangre, la génesis de los vasos sanguíneos o el diseño de protocolos óptimos de radioterapia. El programa de simulación, coordinado por Díaz, modeliza fenómenos naturales y problemas que se presentan en otras ciencias, o en el desarrollo de diversas tecnologías. El área de matemática pura reúne a especialistas en álgebra, análisis, geometría y topología interesados en problemas que tocan simultáneamente distintas ramas de la matemática.

"El IMI debe ser concebido como un instituto lo más cercano posible a una comunidad de matemáticos que se benefician de sobrepasar con creces la talla crítica que muchas veces es requerida para plasmar una actividad interesante en una realidad", dice Díaz.

Entre las actividades del IMI para el futuro inmediato destacan la organización de períodos temáticos -en los que se celebran conferencias entorno a una única área- sobre computación cuántica y sobre problemas matemáticos de las próximas misiones a Marte. También se quiere potenciar la conexión entre las matemáticas y la supercomputación, y participar al máximo en el VII Programa Marco de Investigación de la Comunidad Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS