Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una larga lucha por el número uno

La victoria de Rafael Nadal en Wimbledon, que supuso romper la racha de 65 partidos invicto sobre hierba de Roger Federer, ha hecho temblar las calculadoras. ¿Cuándo podría alcanzar el número uno? Tras levantar el trofeo, el español superó por primera vez en su carrera la barrera de los 6.000 puntos, alcanzando los 6.055, y consolidó su dominio como mejor tenista del año (955). Desde ayer, 545 puntos separan al suizo del español. Hay más datos, sin embargo, que refuerzan la impresión de que Nadal es ahora el tenista más fuerte, un hombre con la solidez de una roca, que dice Federer: ha ganado seis títulos en lo que va de temporada, entre ellos dos grandes y dos torneos de categoría masters. Federer sólo logró dos coronas menores: Estoril y Halle.

El sistema de puntuación del tenis obliga a defender cada año los resultados obtenidos en el anterior. De aquí a final de curso, Federer, campeón en 2007 en el Abierto de Estados Unidos, Cincinnati, Basilea y Shanghai, defiende más de 3.000 puntos. Nadal, en cambio, apenas 1.000: ganó el torneo de Stuttgart, al que ayer renunció, y llegó a cuarta ronda en Nueva York. Puede empezar a acariciar el trono de Federer en Cincinnati, según los resultados de ambos en los dos próximos torneos masters (Toronto y ese mismo torneo). Y tendrá su mejor opción en el Abierto de Estados Unidos, en septiembre.

"Quien gane Roland Garros y Wimbledon el mismo año", reflexionó Boris Becker, "es para mí el número uno del mundo. Simplemente, el ordenador todavía no se ha enterado". Federer ha sido número uno del mundo durante 232 semanas consecutivas, mientras que Nadal intenta arrebatarle el puesto como número dos desde hace 155. Las dos marcas son el récord de permanencia consecutiva en ambas posiciones. El español, además, ya tuvo opciones matemáticas de ser número uno en el Abierto de Australia y en Wimbledon, siempre dependiendo de los resultados de Federer.

Queda la opinión del público. La final del domingo atrajo a casi el doble de británicos frente al televisor que el partido definitivo, entre los mismos jugadores, de 2006: 12,7 millones de espectadores vivieron el domingo en el Reino Unido los 15 últimos minutos. En España, más de 6,7 millones de espectadores, un 43,8% de cuota de pantalla, vieron a Nadal levantar la copa de campeón en Cuatro

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de julio de 2008