Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cuando el 'buen ánimo' no basta

El triunfo de la selección tendrá un escaso efecto sobre la economía

El fútbol, deporte rey en España, no entiende de términos medios. En pocos segundos es capaz de llevar a sus aficionados al éxtasis o hundirlos en la más oscura de las desgracias. Los seguidores de la roja todavía saborean la victoria de su equipo en la última Eurocopa, pero los analistas indican que las buenas sensaciones vividas apenas aliviarán la delicada situación económica.

Tras 44 años sin festejar un título europeo o mundial (éste, nunca), el combinado nacional ha vuelto a casa con el título europeo bajo el brazo. Cientos de miles de aficionados recibieron el lunes en Madrid a los héroes de Viena, y atascaron las arterias de la capital en un despliegue de calor humano pocas veces antes visto.

El sector hostelero prevé pérdidas y culpa al fenómeno del fútbol televisado

Los analistas dicen que el consumo de una semana será casi inapreciable

Pero no todo es sentimiento y corazón cuando se habla de fútbol. Los litros de cerveza ingeridos o las miles de camisetas y banderas vendidas no sólo evidencian el desenfreno vivido durante este breve periodo. También suponen una inyección para la economía española. La cuestión, ahora, es determinar si el buen ánimo, expresión acuñada por el ministro de Economía, Pedro Solbes, suavizará, por ejemplo, el impacto negativo de la huelga de transportes. Solbes cree que "el impacto de la Eurocopa va a ser positivo sobre el consumo".

¿Qué supone este triunfo para la maltrecha economía española? Desde la épica victoria en cuartos hasta la conquista del título europeo en detrimento de la todopoderosa Alemania, España ha vivido una semana repleta de euforia y derroche. Pero, a falta de conocer los datos definitivos del Instituto Nacional de Estadística (INE) y de los sectores supuestamente beneficiados, los analistas prevén que unos pocos días de consumo inesperado no reflotarán la situación de estancamiento general de la economía.

"La victoria de España ha generado una situación anómala", explica José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. "Varios sectores, entre ellos el hostelero, las grandes superficies, los medios de comunicación y los bancos han estado a tope". La gloria deportiva, además, ha coincidido con la devolución de impuestos. "La euforia ha llegado en un momento idóneo", asegura Díez, "pero el fútbol no va a conseguir revertir la tendencia negativa de la economía española. En el mejor de los casos podría suavizar la velocidad del ajuste", apunta.

A pesar de contar con unos euros de más, el ánimo de gasto está por los suelos. La crisis económica ha hundido el entusiasmo de los consumidores hasta un nuevo mínimo histórico. El Indicador de Confianza del Consumidor, elaborado por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), constató que la seguridad de los compradores descendió en junio por cuarto mes consecutivo. Así, el índice se situó en 51,7 puntos, 4,7 puntos menos que en mayo, el nivel más bajo desde que se inició la serie en septiembre de 2004.

Nicolás López, director de análisis de MG Valores, confirma las predicciones de Díez. "No considero que vaya a tener un impacto sustancial. Lo que hayan podido gastar los españoles lo han gastado fuera; aquí sólo han consumido unas cervezas de más. Esto es algo casi inapreciable en el conjunto del gasto nacional".

En una competición siempre hay ganadores y perdedores. Al comenzar la Eurocopa, algunas cadenas de electrodomésticos como Mediamarkt presentaron jugosas promociones. La estrategia era simple y aparentemente segura. Si España pasara de cuartos, la compañía prometía un descuento del 25% del importe de los televisores que vendiese entre el 16 y el 24 de mayo, eso sí, en vales de la propia cadena. En total, según la cadena, se vendieron 13.500 televisores.

Al contrario de lo que pueda parecer, el sector hostelero también prevé pérdidas. Un caso curioso, teniendo en cuenta que durante la recta final del campeonato muchos aficionados se congregaron en bares para ver los partidos. "El fútbol televisado es, principalmente, un fenómeno doméstico. La gente opta por quedarse en casa para ver los partidos, y esto no favorece a la hostelería". José Luis Guerra, director adjunto a la presidencia de la Federación Española de Hostelería, cree que la televisión ha triunfado como "alternativa de ocio".

"Otra cosa son los bares con pantallas gigantes; ésos sí han recibido una alegría", señala, "pero en el conjunto del sector representan una minoría". De los más de 300.000 establecimientos de hostelería en España, Guerra calcula que sólo la mitad son bares, y muy pocos reúnen las características para albergar a un gran número de personas. -

Réditos para los patrocinadores

Aparte de los futbolistas españoles, la Eurocopa también ha tenido otros ganadores: los patrocinadores de la roja. Toyota, La Caixa, Santa Mónica Sports, Adidas y Cruzcampo invirtieron unos tres millones de euros cada uno para asociar su marca con el equipo de Luis Aragonés. En Cruzcampo, por ejemplo, todavía se están frotando las manos. "Pusimos todos los huevos en el mismo saco", explica Diego Antoñanzas, director de patrocinios de la marca del grupo Heineken, en referencia a la fuerte apuesta realizada por la casa. "Todavía es pronto para ofrecer datos exactos, pero es innegable que vamos a disfrutar de unos beneficios económicos importantes". Hace sólo un año, Mahou, su competidor, era el patrocinador oficial. Ahora, Cruzcampo patrocinará a la selección hasta 2010.

Otro nombre propio en el grupo de los triunfadores es Cuatro. La cadena logró batir el récord del minuto más visto de la historia de la televisión en España durante el último tramo de la final. Casi 17.690.000 espectadores y un 88,6% de cuota. Cuatro ha superado los índices de audiencia fase a fase, sobrepasando en la final sus propios récords de los cuartos y la semifinal. -

El gol del Niño Torres es de oro

El gol de oro atribuía la victoria al equipo que lograse marcar un tanto en el tiempo de descuento. En 2004, la FIFA abolió el método y optó por las tradicionales prórrogas. El pasado 29 de junio, España no necesitó goles dorados ni minutos adicionales para derrotar a Alemania. El balón que empujó Fernando Torres al fondo de la red teutona bastó.

Pero bien se podría decir que el gol de el Niño es de oro. Un estudio elaborado por MasterCard, uno de los patrocinadores de la Eurocopa 2008, calcula que el país ganador recogerá un beneficio total de 90 millones de euros. El informe estima que la victoria española amplificará la repercusión de los patrocinadores y los contratos de televisión, e impulsará el turismo. Por su parte, la federación de fútbol obtendrá otros 23 millones de euros, tres más que el organismo alemán.

El mismo estudio prevé que la final del torneo generará más de 300 millones de euros, a corto y largo plazo, dentro y fuera de las fronteras de los dos países organizadores. Sólo en Viena, sede del último encuentro del campeonato europeo, se recaudaron más de 100 millones de euros. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de julio de 2008

Más información