Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La expectativa de que Trichet mantenga los tipos tira del Euríbor a la baja

"Para tratar la inflación, me fío más del BCE que de los políticos", dice Barroso

El mensaje cifrado que mandó el presidente del Banco Central Europeo (BCE) ha tenido un efecto desconcertante. El jueves, Jean-Claude Trichet subió los tipos oficiales un cuarto de punto; y un día más tarde, el Euríbor hizo lo contrario de lo que dice la ortodoxia: descendió hasta el 5,395%, su mayor caída diaria en cuatro meses.

Se supone que un aumento del precio del dinero tiene que tirar hacia arriba del Euríbor, que es el precio que los bancos se cobran entre sí. El índice que condiciona el coste de las hipotecas bajó porque el mercado ya había descontado que Trichet subiría los tipos. Y las previsiones eran que el BCE no se quedaría ahí y acometería otra subida en 2008. Por ello, cuando Trichet insinuó el jueves que los tipos seguirán en el 4,25%, los mercados respiraron tranquilos y el Euríbor se relajó un poco.

David Cano, de Analistas Financieros, cree que este "trabalenguas" no hace más que añadir volatilidad a unos mercados financieros necesitados de tranquilidad. A la vista del discurso del jueves, y suponiendo que los tipos se mantienen en el 4,25% lo que queda de año, Cano prevé que el Euríbor cierre el año al 5% y se encamine lentamente hacia unos valores en torno al 4,6%. Para que esto ocurra, es imprescindible que las tensiones de liquidez se resuelvan poco a poco.

Los que más sufren las tensiones son los que se hipotecaron con los tipos en mínimos y tienen que pagar ahora cuotas con el Euríbor en su récord histórico. La asociación de usuarios de banca Adicae calcula que cuatro de los ocho millones de hipotecados que hay en España pasarán apuros para pagar las cuotas. En realidad, ésos son todos los que contrataron su préstamo entre 2000 y 2008 y Adicae no distingue entre quienes lo pagan cómodamente y los que no. La asociación también hace una estimación propia según la cual hay 60.000 familias morosas, y ese número puede duplicarse. Adicae reconoce, no obstante, que no tiene datos al respecto y que ésa es una estimación que resulta de aplicar las ratios de morosidad al número de hipotecas. Esas ratios, sin embargo, afectan al volumen prestado y no al número de préstamos, por lo que la estimación es discutible metodológicamente.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durão Barroso, expresó ayer su apoyo a la decisión del BCE de subir los tipos. "Tratándose de la inflación", dijo Barroso, "confío más en el Banco Central Europeo que en los políticos, pues los banqueros centrales no están condicionados por las presiones políticas a corto plazo". El jefe del Ejecutivo comunitario manifestó su preocupación por el aumento de la inflación, "una verdadera amenaza para la economía europea y mundial".

Barroso, que hizo estas declaraciones a un grupo de corresponsales, rechazó las críticas a la directiva de retorno de emigrantes y señaló que la CE prepara otra directiva contra los que explotan a los inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de julio de 2008