Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destituida la directora de la Escuela Judicial al año de su nombramiento

El sector conservador del Poder Judicial argumenta "pérdida de confianza"

La derecha la nombró y la derecha la destituirá. El Pleno del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) tiene previsto relevar hoy a Núria Bassols como directora de la Escuela Judicial, ubicada en Barcelona, 13 meses después de nombrarla.

El motivo, "pérdida de confianza", en palabras de José Luis Requero, el vocal del CGPJ que propone la destitución.

Bassols fue nombrada el 9 de mayo de 2007 y desde el primer momento fue advertida que debía seguir las directrices de Requero y del resto de la dirección de la Escuela, dominada por la conservadora y mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM) a la que pertenecen todos ellos. Sin embargo, fuentes del Poder Judicial han explicado que Bassols defendió sus propios planteamientos y es ahí donde ha colisionado con la subdirectora, Gema Espinosa, y con el director de estudios de la Escuela, Jordi Ubach.

Al margen de estas discrepancias, la derecha judicial jamás tuvo ninguna empatía por Bassols. La prueba más evidente se produjo el pasado 2 de julio, con motivo de la entrega anual de despachos a los nuevos jueces, en el que Bassols, en presencia del Rey, pronunció un discurso insustancial que preocupó mucho a los vocales conservadores que la habían nombrado, pues resaltaba básicamente su condición de mujer y su idoneidad para el cargo que ocupaba.

Las mismas fuentes del Poder Judicial dieron ayer por seguro que la destitución será aprobada. El sector progresista y minoritario votará en blanco, explicó el vicepresidente del CGPJ, Fernando Salinas. "Nosotros no tenemos que retirarle la confianza, porque nunca se la dimos". Y es que el nombramiento de Bassols nunca fue una apuesta decidida del sector conservador, sino una decisión a la contra y de reacción porque en el pleno en el que la nombraron, aquellos vocales no lograron imponer sus candidatos a la Sala Quinta de lo Militar del Tribunal Supremo, rechazados por el sector progresista. Y como castigo, nombraron a Bassols, con el apoyo del presidente del Poder Judicial, Francisco José Hernando, y del vocal independiente Agustín Azparen, rompiendo así un pacto verbal.

"Apoyamos al equipo de la Escuela que ellos quisieron a cambio de que propusiéramos el director, pero nos engañaron", explicó Salinas. Así se frustraron las esperanzas de los magistrados Àngels Vivas y Miguel Ángel Gimeno para dirigir el centro. La primera fue nombrada después secretaria de Justicia de la Generalitat y el segundo sigue de magistrado en la Audiencia de Barcelona. Anteriormente, los dos grupos pactaron el nombramiento de Guillem Vidal, ex presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, pero nunca se materializó al trascender que padecía un cáncer.

Así las cosas y ante la inminente renovación del Poder Judicial es muy probable que el pleno no nombre nueva directora y que Gema Espinosa asuma el cargo en funciones. La derecha judicial es consciente de que no tendrá mayoría en el nuevo Consejo y que si nombrara un candidato sería destituido, como ocurrió con Carlos Gómez, el director que dignificó la Escuela en todos los sentidos y que fue relevado cuando los conservadores se hicieron con el órgano de gobierno de los jueces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2008