Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

75 grupos piden 8.600 aerogeneradores

A falta de dos días para rematar el proceso de recepción y tramitación de solicitudes, la Consellería de Innovación e Industria recibió ya peticiones para instalar una potencia eólica superior a los 20.000 megavatios, frente a los 2.325 que salen a concurso. Así lo avanzó ayer el titular del departamento, Fernando Blanco, al término de un encuentro del patronato del Instituto Ferial de Vigo (Ifevi). Las propuestas, firmadas por un total de 75 grupos empresariales, suponen la demanda de instalación de unos 8.600 aerogeneradores

El conselleiro de Industria explicó que, a pesar de que la convocatoria está cerrada desde el pasado martes, todavía siguen llegando plicas y recordó que las propuestas presentadas suponen la participación de muchas más empresas, puesto que, dijo, entre los proyectos recibidos hay casos que van desde una compañía que concurre en solitario hasta agrupaciones de más de diez.

Con respecto al número de parques solicitados en las plicas, Blanco aseguró que es difícil de cuantificar todavía porque "nos piden muchos" y destacó que harán falta tres meses y medio o cuatro "hasta que tengamos todo analizado". Además de recordar que el concurso eólico lleva implícita la creación de unos 3.000 empleos, hizo hincapié en que se trata de un proceso "transparente" en el que por primera vez habrá una participación pública, con un "impulso notable" a la economía y al que puede concurrir "el capital gallego también por primera vez". "Es un concurso público, no por designación de un conselleiro", subrayó.

Además, el titular de Innovación e Industria aludió al respaldo al decreto eólico por parte del presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, puesto que, recordó, su aprobación en el Consello supone un "apoyo explícito". El objetivo del proceso abierto, dijo, no es otro que contribuir a que "los gallegos vivan mejor". Aprovechó, además, para abordar otros asuntos que preocupan en su departamento, como el incremento del recibo de la luz o la desaparición de la tarifa nocturna.

Blanco explicó que los consumidores que tienen esta clase de tarifa van a sufrir un cambio que les puede suponer más de un 28% de subida, mientras que en otros casos los incrementos se pueden situar entre el 13% y el 16%. "Esto afecta a las clases populares y estamos haciendo una defensa indudable de las mismas", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2008