Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre muere apuñalado en el barrio de La Elipa

En el barrio se comenta que pudo ser un crimen pasional

Pasaban unos minutos de las dos de la tarde cuando Enrique Delgado, de 67 años, se topó con Manuel López, de la misma edad, en la esquina de las calles de Montejurra y de Marqués de Corbera, en el barrio de La Elipa. Ni siquiera hablaron. Manuel empuñaba un cuchillo y no se lo pensó dos veces: le asestó tres puñaladas a Enrique. Dos de ellas en el estómago. La tercera, mortal, en el pecho, atravesándole el corazón y seccionándole la aorta.

"Le estaba esperando. Iba de un lado al otro de la calle", explicaba en la tarde de ayer una vecina del barrio. Una mujer que se encontraba cerca del lugar dio la voz de alarma. El agresor, vecino de Parla, intentó huir. Pero no fue muy lejos.

Varias personas lograron darle alcance apenas a unos metros de allí, en el número 114 de la calle de Ricardo Ortiz. Había conseguido llegar hasta su vehículo, un Ford Fiesta de color oscuro, pero, tras romperle los cristales del coche, le obligaron a salir y le retuvieron hasta que llegó la policía, que tuvo que trasladarlo al hospital de la Princesa a causa de las numerosas contusiones que presentaba.El detenido, al que se le intervino el cuchillo con el que supuestamente apuñaló a su víctima, pasará hoy mismo a disposición judicial.

"Llevaba una gorra negra e iba limpiando el cuchillo, al principio iba como si nada", señalaron horas más tarde un grupo de jóvenes que aseguraban que participaron en la detención.

Mientras, vecinos de la zona intentaron ayudar al apuñalado. Se había desplomado en el suelo y apenas si podía respirar. "Le dimos la vuelta y vimos que sangraba mucho. Llamamos a la policía y esperamos allí con él", relató Julián, una de las personas que acudió en socorro del herido. Junto a él, una de las trabajadoras de una farmacia cercana intentó taponar las heridas con gasas, pero fue inútil.

Tampoco los sanitarios del Samur pudieron hacer nada por salvar la vida del hombre, que se encontraba en parada cardiorrespiratoria, según confirmó un portavoz de Emergencias Madrid. Los vecinos que se congregaban en torno al cordón policial coincidieron en señalar que las ambulancias del Samur "tardaron más de 20 minutos en llegar". El cuerpo de Enrique Delgado fue trasladado pasadas las cuatro y media de la tarde al Instituto Anatómico Forense, donde hoy le será practicada la autopsia.

El grupo V de Homicidios del Cuerpo Nacional de Policía investiga ahora cuál pudo ser la causa de la agresión. Los vecinos apuntaban ayer de manera unánime a que estuvo motivada por una presunta relación sentimental entre Enrique y la mujer de Manuel. Aunque el móvil pasional no fue confirmado ayer por la Jefatura Superior de Policía de Madrid, los agentes encargados del caso estudian la posible relación que pudiera existir entre el fallecido y la esposa del presunto asesino.

Durante más de tres horas se mantuvo acordonada la calle de Montejurra, mientras funcionarios de la Policía Científica trabajaban sobre el lugar de los hechos. Entretanto decenas de personas merodeaban por la zona y aprovechaban para denunciar la inseguridad que, según ellos, existe en el barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de junio de 2008