Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Series

Cuatro estrena 'Dresden', producida por Nicolas Cage

Un detective privado de Chicago que resuelve sus casos gracias a su ingenio y también a sus poderes extraordinarios, Harry Dresden, es el protagonista de Dresden, serie que Cuatro estrena esta noche (0.40) y con la que prosigue su anunciada renovación de la parrilla.

Basada en una saga de novelas fantásticas de Jim Butcher, todo un fenómeno literario en Estados Unidos, cuenta con la producción ejecutiva de Nicolas Cage, actor que emprende con esta serie su primera aventura televisiva, y con el protagomismo de Paul Blackthorne, que dio vida en la tercera temporada de 24 a Stephen Saunders, el villano de turno que se enfrentó a Jack Bauer con una amenaza bioterrorista.

Además, esta producción tiene como guionistas a dos veteranos de la televisión, Hans Beimler y Robert Hewitt Wolfe (Star Trek), y a David Carson, responsable de títulos como Ladrones de mentes y En su vida: la historia de John Lennon, detrás de las cámaras.

La serie, que mezcla acción, suspense y ciencia-ficción, está centrada en un mago -así se anuncia en las páginas amarillas de Chicago- que tan sólo ayuda a la policía en sus investigaciones más complejas y consigue resolver sucesos inexplicables con un peculiar sentido del humor. Pero el trabajo de Harry va más allá de lo real: tiene una especial capacidad para moverse en el mundo de lo metafísico y de lo inexplicable. Éste es especialista en desvelar tramas y crímenes que tienen relación con las fuerzas de la oscuridad, con lo sobrenatural y lo inexplicable. Y aunque Dresden evita trabajar con la policía, en ocasiones colaborará con ella a través de su contacto en el cuerpo de seguridad: la teniente Connie Murphy (papel interpretado por Valerie Cruz, Nip / Tuck).

En el doble capítulo de esta noche, un desconsolado padre pide ayuda a Dresden para lograr que el espíritu de su hija descanse en paz. El detective tratará de localizar al culpable de este asesinato para poder hacer justicia y lograr que el espíritu no vuelva a revelarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de junio de 2008