Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior blinda Madrid para evitar nuevas marchas de camioneros

Una asociación convoca a los transportistas a manifestarse en la capital

Una semana después de que comenzara la huelga de transportistas que casi paraliza el país, y cuando ya se había restablecido la normalidad en carreteras y comercios, el Ministerio del Interior desplegó ayer un dispositivo especial a la entrada de Madrid para evitar que una protesta de camioneros llegara a la capital.

Más de 200 camiones bloqueados por la Guardia Civil en Benavente (Zamora)

El ministerio cree que la plataforma convocante es poco representativa

La Plataforma por la Defensa del Sector del Transporte había convocado a los camioneros para que mostraran en las carreteras su descontento con el acuerdo firmado el pasado miércoles con el Ministerio de Fomento. "No somos violentos. Vamos a Madrid sólo para ser vistos y para que José Luis Rodríguez Zapatero reciba a nuestro presidente", aseguraba el portavoz de la asociación, Antonio Llanos.

El Ministerio del Interior desplegó a miles de guardias civiles, principalmente de tráfico, después de que la Plataforma anunciara a las cinco de la tarde la marcha de camioneros procedentes de 42 provincias hacia Madrid. Interior ha reorganizado a parte de los 25.100 agentes que fueron desplegados la semana pasada para garantizar la circulación en las carreteras.

La Guardia Civil se colocó en círculos concéntricos alrededor de Madrid para evitar el paso de la protesta. El primero de estos dispositivos se situó a cientos de kilómetros de Madrid: "Si logran pasar el primero, se encontrarán con otros", apuntan en fuentes del ministerio. Y aseguran categóricos: "No van a bloquear Madrid". Los agentes tenían anoche órdenes de permitir "exclusivamente" la entrada en la región de camiones de carga o descarga de mercancías. A primeras horas de la madrugada de hoy, entre 200 y 300 camiones permanecían retenidos por la Guardia Civil en las proximidades Benavente (Zamora), según comunicó a Efe el presidente de la Unión Independiente de Transportistas Autónomos (UITA) de Asturias. Los vehículos fueron inmovilizados y retirados de la autovía hacia áreas de descanso y estaciones de servicio.

El portavoz de la Plataforma asegura que no pretenden bloquear las carreteras y que harán con sus vehículos lo que les ordenen "los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado". "No vamos a colapsar nada, sino a que nos vean", asegura otro portavoz de la asociación. "Eso no va a hacer daño a nadie", añade.

"Si no vienen a bloquear, ¿entonces a qué vienen? Si dejan sus camiones en las áreas de descanso, no habrá ningún problema. Pero que sepan que si su intención es circular por las carreteras a 10 kilómetros por hora, no se lo vamos a permitir", responden en Interior. La Guardia Civil asegura que dispone de información desde hace días de que los camioneros tratarán de colapsar la ciudad, que era algo ya planeado. El portavoz de la asociación calcula que pueden movilizar a unos 15.000 o 20.000 transportistas. De estos miles de vehículos, Interior reduce la cifra a "unas decenas de camioneros" llegados de varios puntos de España. Según un portavoz de la plataforma, unos 250 transportistas viajaron desde Barcelona en coche hacia Madrid por temor a problemas con los Mossos d'Esquadra si iban en sus camiones, informa Efe.

La asociación convocante pasó ayer de amenazar con "acciones asimétricas" a rebajar el tono a última hora. La marcha tiene lugar tras cumplirse el "ultimátum" que esta plataforma había lanzado al Gobierno para negociar una salida al paro.

La convocante es una asociación sin representatividad oficial y que no ha participado en las negociaciones de la semana pasada entre Fomento y las entidades oficiales. Firmaron el acuerdo el 87% de los representantes de los camioneros. Y precisamente se quedaron fuera las dos asociaciones que habían organizado el paro en protesta por el aumento del precio de los combustibles: Fenadismer y Confedetrans.

Después de tres días de caos en las carreteras y de falta de suministro en los comercios, Rubalcaba advirtió el pasado miércoles de que el Gobierno emplearía la "máxima firmeza" contra quienes "perjudiquen la vida de los ciudadanos". Fue entonces cuando empezó a desactivarse la huelga. El despliegue de policías y la marcha de camioneros se producen tras un fin de semana en el que, aparte de algún suceso aislado, la normalidad había vuelto a la calle.

Ayer también se produjo algún incidente. Aparte del incendio de 37 camiones en Ibiza por causas desconocidas, un camionero que formaba parte de un convoy escoltado por la Guardia Civil resultó herido grave en Santander. Aunque en un primer momento se pensó que la causa podía haber sido la piedra de un piquete, horas más tarde se supo que un desfallecimiento hizo que el conductor perdiera el control del vehículo, informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de junio de 2008