Reportaje:

Valverde y Freire dominan el ProTour

El murciano controló en la 'etapa reina' de la Dauphiné y el cántabro ganó en Suiza

Dos ciclistas españoles lideran las dos principales carreras que se disputan estos días, las dos pruebas del ProTour, y ninguno de ellos es Alberto Contador, quien no correrá más que la Clásica de San Sebastián, el 2 de agosto, antes de los Juegos de Pekín. Uno es Óscar Freire, el triple campeón del mundo, quien reaparecía después de unas vacaciones sin bicicleta en Egipto y aprovechó el repecho final de Langnau en Emmental para imponerse al sprint en la primera etapa de la Vuelta a Suiza. El otro, elemental, es Alejandro Valverde, quien mostró una madurez insospechada para controlar a sus rivales en la etapa reina de la Dauphiné Libéré. Buenas noticias ante el Tour, donde Valverde buscará el amarillo en París y Freire, el verde de la regularidad.

Más información

Mientras Freire no aspira a la victoria final en una carrera que termina el próximo domingo y que se decidirá en la montaña (hoy mismo, un final en alto: "Será fácil para mí", bromeó Freire, "pero en coche"), Valverde se encuentra a sólo 24 horas de convertirse en el sexto español que gana la Dauphiné. Dos de ellos, Ocaña, en 1973, e Indurain, en 1995, ganaron el Tour a continuación.

"Lo más duro ya ha pasado", dijo Valverde. Lo más duro fue una etapa de 233 kilómetros y escasos momentos de paz en los que Valverde se manejó como un maestro. En el ataque de Astarloza en la Croix de Fer utilizó a su equipo; y para anular los de Cadel Evans, su rival más peligroso ayer y posiblemente también en el Tour, y Levi Leipheimer, que actúa como si estuviera picado con el australiano, en los últimos kilómetros de la Toussuire, se apoyó en la ambición de Robert Gesink, el joven talento escalador del Rabobank, que buscaba ganar la etapa. "Soplaba el viento de cara y, como conozco la subida, sabía que era mejor subir a ritmo para luego hacer el final a tope". Protegido por el gigante holandés, Valverde mantuvo la calma, y a los atacantes a la vista, y llegado el momento, manos en la parte baja del manillar, con bruscos y repetidos acelerones, alcanzó a sus rivales, los desmoralizó. Incluso dejó atrás a Evans, que perdió 2s y ahora está a 39s. La etapa la ganó otro joven talento escalador, el danés Chris Sorensen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 14 de junio de 2008.

Lo más visto en...

Top 50