Puigcercós dibuja una ejecutiva con nombres de consenso para contentar a los críticos

Las familias de ERC se miden en un congreso con 40 enmiendas a la ponencia oficial

Esquerra Republicana decide hoy si avala el "viraje suave" que promueven sus nuevos líderes o si da la razón a sus críticos y estalla alguna mina contra el tripartito. Ayer las candidaturas derrotadas en la primera parte del congreso recordaron a Joan Puigcercós, nuevo presidente de ERC, que suponen el 67% de los votos de la militancia y que esperan tener una representación equivalente en la ejecutiva. El proceso de hoy no es el del sábado pasado y, como en otros partidos, la decisión final la tomarán los militantes que se han inscrito, muchos menos de los que acudieron a votar hace una semana. La mayor parte de los afiliados que hoy participarán en el congreso apoyan a Puigcercós. Fuentes de su equipo insistieron en que la dirección estará integrada por "lo mejor de cada casa", es decir, "nombres de consenso", para apaciguar así el ánimo de los críticos. Pero advirtieron al tiempo de que esta representación no supone cuota alguna. La voluntad de diálogo se ha evidenciado en cinco días de reuniones. Las 200 enmiendas a la ponencia estratégica se han reducido a menos de 40.

Parte del debate se centra en el perfil reivindicativo de ERC dentro del tripartito
Carretero se resiste a entrar en la ejecutiva y diluye su oposición a la estrategia de ERC

Más información

- Organización y poder. Los diferentes sectores del partido han asegurado que en sus múltiples encuentros ha primado la estrategia de futuro. Pero en realidad lo que preocupa es cómo afrontar el futuro, si persistirán las disensiones y la forma de organización para salvarlas.

Puigcercós no ha logrado imponer sus ideas. Tras decidirse el pasado sábado el nombre del presidente y del secretario general, hoy tiene que acordarse el número tres del partido, el secretario de organización. Se prevé que Puigcercós propondrá un nombre de consenso. Queda descartado Xavier Vendrell, hombre de total confianza del nuevo presidente, al que Puigcercós quiere encargar otras responsabilidades. También el candidato carodista, Rafel Niubò. No hay nombres cerrados, pero anoche se barajaban las opciones del ex primer consejero de la Generalitat y carodista Josep Bargalló y la economista de la candidatura de Esquerra Independentista Elisenda Paluzie.

- Tripartito y 2014. La ponencia estratégica -que mantiene aún una enmienda a la totalidad de Joan Carretero que prioriza el "eje nacional" y se podría no votar- está pendiente de varias enmiendas que serán previsiblemente incorporadas. Es el caso de la adopción de 2014 como fecha clave para que ERC persiga la celebración de un referéndum de autodeterminación. Otro elemento que tener en cuenta es cómo queda la relación con el tripartito. No se cuestionará el Gobierno de coalición, pero queda abierta la puerta a una revisión del pacto.

- El futuro de Carod. Se relaja la hostilidad contra Carod. Anoche se retiró una emienda que vetaba que un candidato pudiera concurrir a unas elecciones -a excepción de las municipales- en más de dos ocasiones. La moción tenía carácter retroactivo, por lo que suponía un torpedo contra el propio Carod, que aspira a repetir en 2010. El futuro institucional de Carod está garantizado hasta esa fecha.

- Consejo nacional racional. La correlación de fuerzas también se medirá en la composición del nuevo consejo nacional, máximo órgano de representación entre congresos. Es donde se pueden revisar estrategias y corregir decisiones de los congresos.

El actual consejo nacional lo controla por completo Joan Puigcercós, quien ahora podría ver reducida voluntariamente su influencia en este órgano en favor de los críticos, sobre todo de Carretero. Los militantes presentes en el congreso escogerán los 30 representantes de este órgano entre una lista de 60 candidatos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0013, 13 de junio de 2008.