Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca española admite que empieza a notar la crisis

El beneficio de la banca española creció un 10% hasta marzo. Pero los días de vino y rosas para la economía española se acaban incluso para los banqueros: la patronal del sector admitió ayer que los resultados de la banca han empezado ya a notar la desaceleración de la economía española "en la última parte de este segundo trimestre", explicó Pedro Pablo Villasante, secretario general de la Asociación Española de Banca (AEB).

"El crédito está cayendo, y también hay una corrección del nivel de depósitos. Los resultados de la banca están muy basados en la actividad ordinaria y se van a ver afectados por la marcha de la economía y de los mercados internacionales", indicó.

No se trata sólo de ligeros síntomas: en las cuentas de resultados de los bancos ya se deja sentir la combinación de "la crisis crediticia profunda en los mercados internacionales y la desaceleración intensa de la economía española", dijo Villasante, que evitó la palabra crisis referida a España.

La crisis ha pegado un buen mordisco a los ingresos por comisiones, que cayeron un 7,5% hasta marzo por la fuerte corrección de la Bolsa. La morosidad crece también a tasas superiores al 50%, aunque la AEB subraya que sigue en mínimos históricos. Quedan ya muy lejos los crecimientos cercanos al 30% en la inversión crediticia, y los bancos no pueden acudir a los mercados a financiarse: en lo que va de año apenas han titulizado por valor de 20.000 millones de euros, muy lejos de las cifras de los últimos años.

Villasante buscó consuelo en el exterior: "La situación de la banca española es envidiable en comparación con lo que ocurre con las grandes entidades internacionales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de junio de 2008