Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROBERT KUBICA | Piloto de BMW Sauber y nuevo líder del Mundial | Gran Premio de Canadá de Fórmula 1

"Si Alonso y yo compartiéramos equipo, nos divertiríamos mucho"

La vida le ha cambiado a Robert Kubica. Tras una brillante etapa en los karts, en la que superaba habitualmente tanto a Lewis Hamilton como a Nico Rosberg, y recuperado luego para el automovilismo por Joan Villadelprat, que le dio un volante para las World Series en Epsilon Euskadi, el polaco, de 23 años (Cracovia, 7 de diciembre de 1984), se ha convertido en uno de los personajes más carismáticos del Campeonato del Mundo de Fórmula 1 y ayer, en el Gran Premio de Canadá, obtuvo su primera victoria. En su tercera temporada con BMW, a la que también dio su primer triunfo, ha subido cuatro veces al podio y ya es el líder, con 42 puntos, por delante del británico Lewis Hamilton (McLaren Mercedes) y del brasileño Felipe Massa (Ferrari), ambos con 38. Esta entrevista se realizó antes de su victoriosa carrera de ayer.

"Lo único que me importa es hacer bien mi trabajo y mejorar cada día"

"Me cuesta vivir la fama, sufrir el agobio de personas que me piden algo"

"Soy muy amigo de Fernando. Le tengo mucho respeto y él me lo tiene a mí"

"En Polonia hay un movimiento hacia la F-1. Pero falta cultura automovilística"

Pregunta. ¿Qué ha cambiado tanto para que logre estos resultados? ¿El coche o usted?

Respuesta. El coche es similar al del año pasado. Mi problema era que no lograba ponerlo a punto y no podía sacarle nunca el máximo. Esta temporada he cambiado de ingeniero [el español Antonio Cuquerella ha asumido el puesto], hemos hecho algunas modificaciones y todo ha funcionado mucho mejor.

P. ¿Se siente ya el líder del equipo?

R. No creo que lo sea ni tengo necesidad de serlo. Lo único que me importa es hacer bien mi trabajo, correr todo lo que pueda y tratar de mejorar cada día. Al final, eso es lo que cuenta: mantenerte concentrado en tu trabajo para poder ganar carreras.

P. Fernando Alonso siempre le elogia. Asegura que, de la nueva generación, usted es el mejor. Y agrega que ya ganaba a Hamilton y Rosberg cuando competían en karts.

R. Somos muy amigos de Fernando y me gusta que diga eso. Le aprecio mucho como piloto, pero también como persona. Y sé que cuando dice algo es porque lo piensa realmente. No es alguien que esté pendiente de la imagen, de la mercadotecnia o, simplemente, de quedar bien. Si un bicampeón mundial [2005 y 2006] afirma eso de mí, es para sentirme satisfecho.

P. Mantienen una buena relación, ¿no es cierto?

R. Sí. Jugamos a las cartas muchas veces y es el único piloto del paddock con quien nos encontramos incluso fuera de las carreras para ir a cenar o para hablar. Sin embargo, casi nunca hablamos sobre la fórmula 1 en sí misma.

P. ¿Pueden tenerse amigos en el paddock?

R. Es difícil porque te cruzas con mucha gente que da mucho más valor a la competición que a los aspectos humanos. Me siento bien con Fernando y le considero un amigo. Evidentemente, saludo y estoy bien con todo el mundo. Pero sólo con él mantenemos los contactos fuera de los circuitos.

P. En la pista, la rivalidad es notoria.

R. No sólo con él, sino con todos los demás. Pero creo que él es uno de esos pilotos que puede marcar la diferencia. Le tengo mucho respeto y creo que también él me lo tiene a mí. Cuando le veo venir por detrás, tanto en la clasificación como en las carreras, intento estar muy atento porque sé que, si me descuido, me adelantará.

P. ¿Le gustaría tener a Alonso en 2009 como compañero de equipo en BMW?

R. Para mí, no habría ningún problema. Me gustaría. No sé qué nos deparará el futuro. Pero, si compartiéramos equipo en BMW, podríamos divertirnos mucho.

P. Actualmente, Renault va por detrás de BMW y su escudería no acaba de alcanzar a Ferrari.

R. Comenzamos muy bien la temporada y en Barcelona parecía que teníamos un ritmo muy similar al de McLaren. Pero en Turquía algo falló y McLaren se distanció de nosotros y se acercó mucho a Ferrari. Creo que hemos recuperado terreno con algunas modificaciones que hemos hecho en el embrague. Pero lo inamovible es que Ferrari siempre está tres o cuatro décimas por delante de todos.

P. ¿Cree que Renault puede atraparles tras las mejoras de Barcelona?

R. Es una escudería que ha ganado dos títulos mundiales con Alonso. Han mejorado mucho respecto al principio de la temporada y creo que tarde o temprano van a llegar.

P. El paso de los neumáticos Michelin a Bridgestone les costó tanto a usted como a Alonso. Los dos tuvieron que cambiar su forma de conducir. ¿Le afectó también la pérdida del control de tracción?

R. No tanto. El cambio más grande tuve que hacerlo el año pasado con la llegada del neumático único de Bridgestone. Estaba acostumbrado a pilotar con Michelin. A Fernando le ocurría lo mismo. Éramos bruscos en la trazada. Buscábamos el ángulo y luego girábamos y con Bridgestone eso era imposible. Tuvimos que acostumbrarnos a hacerlo todo más suavemente. Ahora, sin el control de tracción, la diferencia es mínima: hay que ser todavía algo más suave.

P. De vuelta a Canadá, ¿cómo recuerda el accidente que sufrió en Montreal [su coche se desplazó varios metros volcado y con su habitáculo rozando sobre el muro protector tras chocar a 230 km/h] el año pasado?

R. Me acuerdo de todo. Y constato que cuando entras en un monoplaza ya sabes que estás corriendo un riesgo. En Montreal me tocó a mí. Pero, afortunadamente, la seguridad de los pilotos ha mejorado de forma sustancial en los últimos diez años. Nunca tuve la sensación de que había sido tan impactante. Desde fuera, visto por la televisión, parecía impresionante. Pero yo no lo viví de la misma forma. Mientras ocurría, no podía hacer nada. Y luego, cuando el coche se paró, moví todas mis extremidades para comprobar que no me había roto nada y me quedé tranquilo. Recuperé la calma y pensé que, a pesar de todo, no me había ocurrido nada.

P. ¿Volver a Montreal le ha refrescado la memoria?

R. No. En todo caso, el accidente me habría debido venir a la cabeza cuando volví a competir dos carreras después de aquello. Y no me afectó en absoluto. En Magny Cours incluso me quedé sorprendido porque ni una vez pensé en él. Soy consciente de lo que me ocurrió, pero no ha tenido ninguna repercusión ni en mi forma de conducir ni en mí personalmente.

P. ¿Se ha producido una gran explosión en Polonia con su llegada a la fórmula 1?

R. Sí. Hace sólo cuatro años, la fórmula 1 era totalmente desconocida en mi país. Ni siquiera podían verse las carreras por la televisión. Este año el interés todavía ha crecido más porque mis resultados son mejores. Y todo eso ha despertado un movimiento hacia este deporte. Hay muchos niños que quieren pilotar. Pero hay pocos recursos y pocas posibilidades de desarrollo. Nos falta mucha cultura automovilística.

P. ¿Cómo vive la fama?

R. Me cuesta. Me gustaría tener más tiempo para mí mismo, no sufrir el agobio de personas siguiéndome o pidiéndome cosas. Pero entiendo que ser un piloto de fórmula 1 supone también todo eso.

La popularidad de Kubica y del resto de pilotos de F1 (lalistaWIP)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de junio de 2008