Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ALBERTO PARRONDO | Presidente de Thales España | Nombres propios

Ópera y matemáticas

Dónde podría trabajar mejor un matemático que en una empresa denominada Thales, aunque sea de Madrid y no de Mileto. Y mucho mejor si la multinacional es de origen francés y su formación fue en la sucursal madrileña del Liceo Francés.

Iba para ingeniero aeronáutico, pero proclamarse vencedor de las olimpiadas matemáticas en el último año le desvió el trayecto. Eso sí, se especializó en la parte más aplicada de esta disciplina: investigación operativa. La más "empresarial".

Antes de terminar la carrera, en 1987, ya trabajaba en el Santander, donde participó en una "etapa muy divertida" con los lanzamientos de las supercuentas, las cuentas remuneradas, gestión de riesgos con tipos de interés... desarrollando modelos matemáticos aplicados a la economía "muy interesantes, que hoy están más generalizados, pero entonces no".

Del Santander, a un programa de simulación de la OTAN en California

Y de un banco tradicional, a la OTAN. Seleccionado en la Facultad por sus calificaciones y "tras un montón de entrevistas de todo tipo" se marchó al sur de California como responsable de simulación del programa NAAWS en el Naval Weapons Center. "Un salto muy divertido con unas ventajas profesionales tremendas" donde aprendió muchas cosas, entre ellas a cocinar y a perfeccionar su paella y su tortilla de patatas.

Desde entonces no ha parado de aumentar sus conocimientos en sistemas de defensa, seguridad, transportes... y de desarrollar su afición a la ópera, denunciando la gran cantante que ha perdido el bel canto con Rocío Jurado, por tener que dedicarse a la canción española. "Su Amor brujo es algo que pasará a la historia".

A sus 44 años llega a una compañía con 2.400 empleados en España, "una facturación sólida, con unos márgenes razonables y satisfecha de ser la sexta dentro del organigrama del grupo por países".

A diferencia del grupo completo, en el que el 50% de su facturación pertenece al ámbito de la defensa, repartiéndose el otro 50% a medias entre seguridad y actividades aeroespaciales, en España el 75% de su facturación es en seguridad, con una especial aplicación en el tráfico de ferrocarril, el 15% en defensa y el 10% restante en espacio y aeronáutica. No es de extrañar, por tanto, que destaque el hecho de que "a pesar de tener una economía brillante, el presupuesto de defensa esté por debajo de lo que le corresponde de acuerdo con otros parámetros", aunque también señala a continuación que "podemos estar orgullosos de lo que han hecho los últimos gobiernos". Gracias a los cuales, "con inversiones razonables, se han desarrollado en España auténticos campeones mundiales".

Apenas ha tomado posesión de su despacho y ya se queja de la depreciación del dólar, "un 50% en los últimos dos años".

Sin duda va a estar muy ocupado en su nuevo destino, pero, eso sí, los sábados por la tarde nada le impedirá mantener su costumbre de visitar galerías de arte. Otra afición que le viene también de su formación en el Liceo y que le ha permitido tener una colección de cuadros, esculturas y fotografías de la que se siente especialmente orgulloso. -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2008