Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consistorio gasta 1,2 millones en la campaña 'Visca Barcelona'

El Ayuntamiento de Barcelona se ha gastado entre un millón y 1,2 millones de euros en la campaña Visca Barcelona, que utiliza el doble juego de palabras (visc a y visca) para destacar el sentido identitario de la ciudad. La promoción, cuyo lanzamiento durará tres semanas, se fraguó después de que el Consistorio observara en las últimas encuestas municipales una satisfacción de la ciudadanía por residir en Barcelona. Ese factor, precisamente, es el que ha originado un enorme enojo en las filas de Convergència i Unió (CiU), que considera la campaña "un escándalo" tanto por los graves problemas de infraestructuras sufridos en el último año como por la frivolidad de un gasto para un gobierno que rige la ciudad en minoría.

Enric Casas, responsable de comunicación del Consistorio, atribuyó a la casualidad que la campaña se desarrolle justamente después de tres grandes fiascos: el apagón del último verano, los fallos sistemáticos de los trenes de Cercanías y la sequía. "Pese a eso, las encuestas nos decían que la gente estaba muy satisfecha de vivir en Barcelona y que el Ayuntamiento era la institución más valorada", explicó. Su objetivo es que el lema Visca Barcelona -"es algo muy catalán"- haga fortuna como en su día lo hizo Barcelona batega o Barcelona més que mai. "Es una campaña divertida e identitaria. Queremos que sea una idea ligada a Barcelona. Pensamos que tiene recorrido".

La campaña de ciudadanos anónimos hablando de la Barcelona de las patatas bravas o de la que hace las obras de la plaza de Lesseps no le ha gustado a CiU. La coalición cree que el equipo del alcalde Jordi Hereu destinó a publicidad en 2007 el 131% más de lo presupuestado: programó 5 millones y gastó 11,6. El edil Antoni Vives, de CiU, sostiene que la desviación en 2005 fue del 140% y en 2003, del 204%. "Es un abuso. La partida sube cada año. Más que publicidad, es autopropaganda".

El Ayuntamiento admite que en 2006, con el presupuesto liquidado, desembolsó 11,7 millones, una suma paralela a la de los últimos ejercicios por este concepto. "El gasto municipal es de 2.000 millones, así que el porcentaje en publicidad es mínimo", dijo una fuente municipal. "CiU se queja casi de oficio. No me sorprende. Es parte del juego", dijo Casas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de junio de 2008