Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Táboas validó viviendas deficientes en las que participó como arquitecta

Un informe del Consello de Contas afirma que la decisión "no puede justificarse"

La Consellería de Vivenda, de la que es titular la nacionalista Teresa Táboas, validó injustificadamente, a través de Xestur Ourense, la recepción de un conjunto de 30 viviendas construidas en Pereiro de Aguiar a partir de un proyecto diseñado por la propia Táboas en 2002, cuando todavía ejercía profesionalmente como arquitecta.

Así consta en un informe del Consello de Contas que fiscaliza la actuación de la Xestur orensana en el año 2005, un documento ya aprobado en comisión y pendiente sólo de su ratificación en el pleno del órgano encargado de examinar la contabilidad de la Administración gallega.

El caso se remonta seis años atrás, cuando el PP todavía gobernaba Galicia. La Xestur de Ourense (una empresa pública provincial con mayoría de la Xunta, participadas por la diputación y dependiente del Instituto Galego de Vivenda e Solo), entonces bajo la responsabilidad de la Consellería de Política Territorial de José Cuiña, encargó la redacción de un proyecto de construcción de 121 viviendas en el municipio orensano de Pereiro de Aguiar a tres equipos de arquitectos que ganaron un concurso de ideas. Uno de esos equipos, compuesto por Teresa Táboas y José Antonio Vázquez, díseñó y se encargó de dirigir la ejecución de un proyecto de construcción de 30 viviendas.

En mayo de 2006, ya con Táboas como conselleira del nuevo Gobierno, Xestur recibió las obras a pesar de que un informe de la propia empresa pública había establecido la existencia de "diferentes patologías" que ya habían sido descritas en los primeros informes de dirección de obra en noviembre de 2004. "Con estas deficiencias", afirma el informe del Consello de Contas cuyo ponente es Francisco Constenla, conselleiro a propuesta del BNG, "no puede justificarse la recepción de las obras y el abono de las liquidaciones por la sociedad [Xestur], sin que previamente conste la práctica de actuaciones para el esclarecimiento de responsabilidades".

Las deficiencias constatadas por Xestur Ourense incluían fuertes condensaciones en vidrios y perfilerías de aluminio que provocaron el deterioro de paredes y pavimentos cerrados, humedad en cubiertas por condensaciones y filtraciones de agua, humedades en muros de cierre en las caras exteriores y grandes humedades en los garajes. El citado informe señala además la existencia de "errores constructivos importantes" que "denotan falta de conocimiento y experiencia en la construcción por parte del contratista". El mismo documento alude además a la utilización de materiales que no coinciden con las especificaciones del proyecto.

La recepción de las obras tuvo lugar dos años después de la fecha prevista para su terminación y su declaración definitiva se otorgó el 29 de mayo de 2006, ocho meses después de que concluyera el plazo legalmente previsto para su calificación como viviendas protegidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de junio de 2008