Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mallorca, la isla de las desapariciones

El Cuerpo Nacional de Policía tiene registradas en sus archivos 15 denuncias sobre otras tantas mujeres desaparecidas en Mallorca desde 1989. No ha sido posible precisar cuántos casos similares tiene la Guardia Civil. Diríase que Mallorca es la isla de las desaparecidas.

Ana Eva Guasch Melis, de 28 años, profesora de inglés en el colegio Santa Mónica de Palma, es una de esas mujeres. No hay la menor pista de ella desde el 20 de octubre de 2001. Vivía sola en un piso de la calle de Aragón. Al día siguiente, varias amigas acudieron allí a tomar un café, pero nadie contestó a las llamadas.

Su coche estaba aparcado cerca de su casa, en la que no faltaba ninguna de sus pertenencias personales. La policía halló en la vivienda un trozo de una tarjeta de plástico correspondiente a una cadena de establecimientos recreativos de Argentina. Los investigadores suponen que este trozo de tarjeta, la única pista para aclarar el caso, fue perdido por el sospechoso, ya que no pertenecía a la víctima.

El caso de Ana Eva Guasch es uno de los que el Grupo de Homicidios de la Comisaría General de Policía Judicial tiene clasificados de "preferentes". Pero todos sus esfuerzos han resultado estériles hasta el momento,

Otro de los enigmas más recientes es el de la británica Jacqueline Tennant, de 45 años, que desapareció en octubre pasado. Guía turística empleada en el hotel Viva de C'an Picafort, tenía previsto regresar a su país porque su contrato había finalizado.

Según sus amigos, Jacqueline, de 1,70 de estatura y de complexión atlética, podría haber sufrido algún accidente mientras practicaba el senderismo en solitario. Nunca decía dónde iba ni cuándo pensaba volver. Pero fue rastreada la zona por donde se suponía que había salido a caminar. No se encontró ni rastro de ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de mayo de 2008