Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Última jornada de Liga

La celebración más triste

El Valencia recibe hoy al Atlético tras enfadar a su afición al no ofrecer la Copa del Rey desde el balcón del Ayuntamiento

Los capitanes del Valencia, Rubén Baraja y Carlos Marchena, encabezaron la comitiva que ayer ofreció la Copa del Rey, ganada el pasado 16 de abril, a la ciudad. Ellos, que hace unos años participaron en los festejos por los dos últimos títulos de Liga o por el de la UEFA, fueron seguramente incapaces de evitar las comparaciones. No solo fueron menos los seguidores, cargados de moral, que quisieron presenciar las celebraciones, que ya se habían anunciado discretas. Además, la fiesta terminó en bronca cuando los jugadores se negaron a salir al balcón del Ayuntamiento para ofrecer el título a la afición.

Poco más de 200 aficionados, por los miles de años atrás, les hicieron el pasillo en la plaza de la Virgen. El equipo, con las ausencias notables de Cañizares, Albelda y Angulo, y el consejo de administración, visitaron primero la Basílica de la Virgen de los Desamparados. En segundo lugar, fueron recibidos en el Palau de la Generalitat por el presidente, Francisco Camps. Y finalmente mostraron la Copa a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá.

"Quiero pediros un favor, que salgáis al balcón para mostrar la Copa a la afición. Ellos mueren por vosotros, sufren por vosotros, porque movéis sentimiento", les suplicó Barberá cuando los recibió en la casa consistorial. Pero ellos se negaron. Una, dos, tres, y hasta en cuatro ocasiones. No atendieron las plegarias de la alcaldesa. Ni tampoco las de los cientos de seguidores que aguardaban en la plaza. Éstos se sintieron ofendidos. Y hubo bronca. Otra más. Les llamaron "mercenarios" y les exigieron más agallas.

Cierto es que la temporada, aún con el título de Copa en el palmarés del Valencia, no merecía muchos honores. Cierto es que el club ya había informado de que los actos -aplazados hasta que se consiguiera la permanencia- no serían ostentosos o de que no habría autobús descapotable para la plantilla. "No se ha pretendido molestar ni a la afición, ni a la alcaldesa", se excusó luego Baraja. "Si alguien se ha podido molestar, pedimos disculpas por ello".

Será hoy en el partido, intrascendente, que le enfrentará al Atlético en Mestalla (18.00) cuando el título se ofrezca a los seguidores. Será hoy, pues, cuando el Valencia -ya salvado tras el 1-5 frente al Levante- se enfrente al veredicto de la grada. Hoy despedirá la peor temporada de su historia que ha visto Mestalla. Ha perdido ocho encuentros, empatado tres y ganado seis, los dos últimos -los únicos consecutivos- con Voro, el tercer entrenador del curso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 2008