Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

"¡El seleccionador soy yo!"

Luis Aragonés defiende su derecho a no incorporar a Raúl a la lista de la Eurocopa - Sergio García y Cazorla entran por Tamudo y Albelda - Bojan le dijo al técnico que estaba "agotado física y mentalmente"

"¡El seleccionador soy yo!", clamó Luis Aragonés al sentir la presión. Con este recordatorio de autoridad, un poco agitado, canceló el debate sobre sus decisiones a la hora de confeccionar la lista de convocados más polémica desde que Clemente borró a Butragueño. El técnico anunció ayer la convocatoria de los 23 futbolistas que acudirán a la Eurocopa de Austria y Suiza (7-29 de junio) en representación de España. No entró Raúl, que quería ir, ni tampoco Bojan, que prefirió descansar después de dos años de fútbol ininterrumpido en su club y en las selecciones juveniles. Los dos descartes, por previstos, no dejaron de ser los puntos que exigieron más argumentaciones. Un peldaño por debajo se situó la llamada de Fernando Navarro y Sergio García. Los dos fueron convocados por primera vez. Junto con Cazorla, De la Red y Palop, componen un grupo que, por numeroso, resulta exótico: son cinco y no han jugado ni un minuto con España.

"Goleadores son los que hacen más goles por minuto, y Raúl no está entre ellos"

Sólo ocho de los 23 jugaron en Portugal 2004 y cinco ni siquiera han debutado

"Ellos están en un estado de forma adecuado y el seleccionador considera que pueden debutar", sentenció Luis, en tercera persona, cuando le inquirieron por la presencia de tanta gente sin antecedentes.

El técnico asegura que confeccionó su lista considerando la situación futbolística actual de cada uno. Según este criterio, dejó fuera a Albelda y a Tamudo, dos de sus futbolistas más apreciados. También dijo que empleó el mismo rasero para eliminar a Raúl González. "No está bien físicamente y para recobrarse necesitará un tiempo del que ahora no disponemos", explicó, muy nervioso, cuando le preguntaron por la ausencia del delantero del Madrid. Cuando le recordaron que Raúl lleva 18 goles en Liga, esgrimió otra fórmula de análisis: la frecuencia de goles por tiempo de competición. "Los goleadores son los que marcan más goles por minuto jugado, y Raúl no está entre los más productivos", apuntó; "hay muchos que llevan más goles que él por minuto y tampoco han entrado en la lista".

Es cierto que Torres, Villa y Güiza sumaron bastantes más goles que Raúl por tiempo jugado. Pero, además de Bojan, que marcó un tanto cada 145 minutos en Liga, no hay registro de delanteros españoles no convocados más eficaces. Raúl sumó un gol cada 170 minutos. El resto de los que no entraron en los planes estuvieron por debajo de esta frecuencia: Tamudo hizo uno cada 190, Fernando Llorente uno cada 216, y Joseba Llorente uno cada 196.

"Raúl ha sido un extraordinario jugador", zanjó Luis Aragonés; "y es muy mediático". Con esta elipsis, el técnico dejó claro un par de cosas sobre las que no quiere ser más explícito. Primero, que piensa que Raúl es un jugador en declive. Segundo, que le considera inflado artificialmente por la prensa. En su empeño por no revelar su opinión más íntima, el seleccionador se metió en problemas dialécticos de los que no pudo salir. Si hubiese dicho lo que piensa, esto es, que Raúl no fue capaz de comportarse como un buen compañero durante el Mundial de Alemania, y que hizo amagos de motín, tal vez no habría sido necesario dar más explicaciones.Luis Aragonés lamentó la exclusión de Albelda y Tamudo, dos hombres fundamentales, según su opinión, para lograr la clasificación. Para cubrir el hueco dejado por Tamudo, el técnico llamó a Güiza y a Sergio García. Para hacer la labor de Albelda cuenta, por este orden, con Senna, Alonso y De la Red.

Respecto a Bojan, admitió que hizo una excepción: "Como sólo tiene 17 años creí que lo mejor era preguntar al club. En el Barça me dijeron lo mismo que me dijo él: que estaba agotado física y mentalmente. Sus palabras lo engrandecen".

El folklore que impregna la relación de Luis Aragonés con los medios, ahora obsesionados con Bojan, en busca de secretos morbosos y esoterismos, hizo sombra sobre otras consideraciones. La lista de España fue coherente con el objetivo del seleccionador de renovar el equipo. Sólo ocho de sus integrantes son veteranos de Portugal 2004, y sólo seis nacieron antes de 1980. El resultado es un grupo rejuvenecido. Una selección con estadísticas sólidas (31 victorias, 11 empates y cuatro derrotas), un estilo definido, y un vestuario en paz, plagado de nuevos caudillos que respetan al técnico y prefieren que Raúl lo vea por la tele.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 2008