Reportaje:

El cómic japonés es inagotable

El salón Expomanga se convierte en una fiesta sobre la cultura nipona

No se lo esperaba. El dibujante Sho-u Tajima (Togashi, Japón, 1966), autor de los dibujos animados de Kill Bill, está acostumbrado a ver otakus en su país. Son esos fans del cómic japonés que suelen pertrecharse con pelucas de colores y espadones de madera para emular a sus personajes favoritos. Pero de ningún modo se podía imaginar que esa tribu japonesa tuviese una delegación tan populosa al otro lado del mundo. "Nunca pensé que en España había tanta afición", señaló Tajima, ante la aglomeración de otakus que ayer llenaba la octava edición de Expomanga, la feria del cómic y los dibujos animados japoneses que hoy concluye en la Casa de Campo.

La cita se ha convertido en una especie de fiesta popular en torno al entretenimiento japonés. Mientras los más osados se desgañitaban en el concurso de karaoke, otros optaban por zurrarse de lo lindo con bastones de espuma, vestidos como superhéroes. Luego quizá pasaban por la zona de videojuegos para echar una partida de Grand Theft Auto IV, tras comer unos noodles (fideos). Los cómics eran casi lo de menos. Armado con un mandoble de madera, Pablo Palmero, de 17 años, guardaba fuerzas para el concurso de cosplay (disfraces) de hoy. Junto a su novia, Thara Mora, de 20, iban vestidos de personajes del videojuego Final Fantasy 10. "Sí, es un poco friki pero da igual. Te lo pasas bien", comentaba Pablo.

Un chaval de 16 años salta a un escenario y se pone a cantar en japonés
Pablo y Thara van disfrazados de un videojuego: "Somos 'frikis', sí"

El año pasado acudieron cerca de 17.800 visitantes y este año se esperan 20.000, según Jesús Usero, coordinador de Expomanga. No se sabe cómo se habría quedado Tajima si hubiese sabido que el pasado Salón del Manga de L'Hospitalet del Llobregat (Barcelona) recibió 65.000 visitantes. ¿La explicación de semejante popularidad? Tajima tiene su opinión. "El cómic japonés cuida al detalle tanto los argumentos como los personajes. Eso es algo que atrae". Como modelo cita al minucioso Katsuhiro Otomo, autor de la serie Akira, ambientada en un Tokio posapocalíptico con bandas de motoristas y mutantes superpoderosos (Leonardo DiCaprio producirá la adaptación cinematográfica). La obra más popular de Tajima es MPD Psycho (Glénat), con un detective de personalidad múltiple y un psicópata que mutila a sus víctimas. En Japón ya ha vendido ocho millones de ejemplares

Todo lo japonés tiene en España un tirón considerable. Quizá no haya otro tipo de historietas que consiga que un chaval de 16 años salte a un escenario y se ponga a cantar a gritos la melodía de unos dibujos animados en un idioma que no entiende. Era el caso de Daniel Romero, delgado, coleta y traje negro sin mangas. "He cantado Kimi to deatte kara, de Princess Princess". Tal cual. Daniel no sabe cuál es el premio, sólo ha venido a divertirse. Algo así pensaron hace unos años Marta Mateo, de 27 años, y Lydia Cuestas, de 25. Un día se animaron a cantar en el Salón del Manga de Barcelona de 2002 y les salió bien. Surgió un contrato y formaron el dúo Charm. Ahora cantan para videojuegos, teleseries y películas. Japón ha llegado para quedarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de mayo de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50