Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Mercè Sala, la mujer que dio puntualidad a Renfe

Fallece a los 65 años la modernizadora del ferrocarril

Mercè Sala Schnorkowski, una de las primeras mujeres que ejerció uno de los cargos de máxima responsabilidad gubernamental en España, la presidencia de Renfe, falleció en la madrugada de ayer, a los 65 años de edad, en el hospital de Sant Pau de Barcelona, donde se le trataba un cáncer.

Ahora que los gobiernos de España tienen tantas mujeres como hombres, parece normal que en 1991 Mercè Sala pudiera ser nombrada para llevar a cabo una tarea tan importante como modernizar los ferrocarriles. Pero entonces no lo era. El reto, además, era enorme. Renfe llevaba décadas siendo uno de los paradigmas de la ineficiencia típica de los servicios públicos, del atraso español.

Su aval para el cargo era una década de eficaz gestión al frente de los transportes públicos de Barcelona y su área metropolitana, llevada a cabo como concejal del Ayuntamiento de Barcelona. Demostró que estaba a la altura del reto y, cuando dejó Renfe en 1996, la impuntualidad del ferrocarril había pasado a la historia en España.

En Renfe, introdujo la moderna concepción de los servicios de Cercanías, la gestión por unidad de negocio y, en su suma, el criterio de eficacia. Le cupo la responsabilidad de poner en marcha la primera línea de alta velocidad, la que une Madrid con Sevilla.

Mujer de fuerte personalidad, de trato franco y directo, no dudó en enfrentarse a los sindicatos, tanto en su etapa de concejal, entre 1979 y 1989, como en Renfe. Sin embargo, también los sindicatos destacaron ayer sus méritos como gestora eficaz y modernizadora del ferrocarril. Su imagen conduciendo un tren de Cercanías de Madrid para acudir a su trabajo como presidenta de Renfe le dio una gran popularidad, no exenta de polémica.

Nacida en Barcelona en 1943, la trayectoria política de Sala comenzó en su etapa de estudiante en un partido izquierdista, el Front Obrer de Cataluña (FOC), rama catalana del Frente de Liberación Popular (FLP), donde militaron también otros universitarios destinados a ser destacadísimas responsabilidades, como Miquel Roca, Narcís Serra, Pasqual Maragall y, en Madrid, Miguel Boyer. En 1965 fue expulsada de la Universidad de Barcelona tras haber participado en diversas protestas, por lo que su licenciatura en Económicas y Empresariales la tuvo que obtener en Bilbao.

En 1974 ingresó en Convergència Socialista de Catalunya, uno de los antecedentes del PSC. Su última responsabilidad pública ha sido la presidencia del Consejo de Trabajo Económico y Social de Cataluña, desde 2006. Casada y con dos hijos, la Generalitat le otorgó hace pocas semanas la Cruz de Sant Jordi.

Elogios unánimes

Responsables políticos, sindicales y empresariales expresaron ayer con unanimidad y respeto la alta consideración que les mereció la trayectoria de Mercè Sala. El presidente de la Generalitat, José Montilla, afirmó que Cataluña ha perdido a una persona que, desde sus distintas responsabilidades, "demostró su enorme valía, su compromiso con Cataluña y sus gentes".

El actual presidente de Renfe, José Salgueiro, manifestó que Mercè Sala impulsó el modelo de gestión que permitió modernizar la compañía y afirmó que su gestión como presidenta "quedará unida a la del primer servicio de alta velocidad ferroviaria que circuló en España" y hoy "es una realidad para más de 20 ciudades".

En su condición de ex alcalde de Barcelona, el ex presidente Pasqual Maragall recordó que Mercè Sala fue una de sus principales colaboradoras en el gobierno de la ciudad. "Mi mano derecha en el Ayuntamiento, en el Área Metropolitana, en los sistemas ferroviarios, en la organización de los Juegos Olímpicos y en tantas otras cosas", explicó. También dijo que "hubiera podido ser y tal vez debería haber sido alcaldesa de Barcelona". No lo fue, según Maragall, porque "había que escoger entre gente muy buena, como Lluís Armet, Joan Clos o ella. Como Clos había hecho lo más complicado, que era rehabilitar la Ciutat Vella, le tocó a él. Pero Mercè es la señora de Barcelona".

El ex presidente Jordi Pujol dijo de ella que era "una mujer valiente" y que fue siempre "cumplidora con sus compromisos con España en general y con Cataluña en particular". Las patronales Fomento del Trabajo, Fepime y Pimec elogiaron la capacidad gestora de Sala, así como que fuera siempre "una persona de equipo, decidida y con empuje".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS