Palop, Faubel y Núria Roca, por "la escuela en valenciano"

"Solo estudiando íntegramente en valenciano, los niños acaban sus estudios dominando las dos lenguas oficiales", sostiene el guardameta valenciano Andrés Palop en el vídeo promocional de la campaña Matricula en futur, matricula en valencià, diseñada por Federació Escola Valenciana con la idea central de "incrementar el porcentaje de niños que estudian en valenciano, ya que en la actualidad solo lo hacen el 24,9% de ellos". Otro deportista, el piloto de motociclismo Héctor Faubel, presentó ayer la campaña, en la que participa también la popular presentadora de televisión Núria Roca, que por segunda vez consecutiva vuelve a poner su imagen al servicio de esta causa.

El bajo nivel de matrícula en valenciano, tras dos décadas de reconocimiento oficial, hace que la campaña de este año insista en "la necesidad de que ésta sea la lengua que se estudie de entrada". Es decir, desde el primer momento en que el niño accede al sistema educativo reglado, puesto que "el conocimiento de la lengua cooficial permite aprender más fácilmente otros idiomas", argumentó Diego Gómez, presidente de la entidad promotora. Gómez vinculó también a las ventajas que conlleva una formación en valenciano "la facilidad para la incorporación al mundo laboral".

Desde esta perspectiva "más amplia" y "en positivo", según destaca el responsable de comunicación Gerard Fullana, "este año se ha hecho la campaña mediática más ambiciosa de la historia de la entidad", con la intención de llegar a las 400.000 familias valencianas.

El "mensaje" dirigido a los padres de los alumnos que hoy comenzarán a tramitar la matrícula de sus hijos consiste, básicamente, en que "estudiar en una lengua distinta del castellano mejora en los niños la comprensión de la diferencia y les hace más tolerantes y respetuosos".

Para reforzar el mensaje, Escola Valenciana contó con el tradicional aval de Gemma Piqué, presidenta de la Federación de Padres de Alumnos (FAPA) de la provincia de Valencia, y con la presencia singular de Dariana Groza, una madre inmigrante rumana que ha matriculado a sus dos hijos en la línea en valenciano y que, según explicó, participa también en el voluntariado para aprender la lengua.

Groza se mostró absolutamente convencida de los "beneficios del bilingüismo" en la formación de sus hijos; ya que, precisó, "ahora tienen más facilidades para aprender otros idiomas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2008.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50