Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jorquera acusa de caciquismo a alcaldes del PSdeG

El coordinador ejecutivo del BNG y diputado en el Congreso, Francisco Jorquera, afirmó ayer estar sorprendido porque haya "quien pretenda que el Gobierno gallego defienda el anterior modelo de minifundismo caciquil y haga dejación de sus funciones". "Desde el BNG sabíamos que todo cambio provoca resistencias", dijo, "pero nos sorpende que el inmobilismo provenga de sectores de distinto signo partidario". Jorquera aludió a las últimas polémicas en las que alcaldes socialistas, a través de la Federación Galega de Municipios e Provincias (FEGAMP), se enfrentaron a consellerías nacionalistas. Las Normas del Hábitat o el reparto de fondos europeos a través de Medio Rural estuivieron en el centro de los conflictos.

Los nacionalistas entienden que "los cambios políticos son cambios de política y no sólo de gobernantes" y reprochó el silencio "de los que callaron ante el despilfarro [de la anterior Xunta] de fondos europeos para el desarrollo rural, invertido en tanatorios, y que ahora ponen la proa a las políticas de transformación del campo impulsadas por medio rural". Francisco Jorquera se refirió, también, a la necesidad que detecta en el agro "de políticas para llegar a acuerdos entre todos los sectores y no sembrar la cizaña". Los incidentes del pasado martes ante la factoría de Leite Río, en una manifestación de Unións Agrarias, estaban detras de las palabras del nacionalista.

Incidente parlamentario

El portavoz parlamentario del BNG, Carlos Aymerich, aseguró ayer que el Partido Popular mantiene "una postura fascista y belicista" que contrasta con "la defensa del antiimperialismo" de los nacionalistas. El diputado conservador, Agustín Baamonde, le respondió echándole en cara que "algunos grupos integrados en la formación frentista defendieron en el pasado la lucha armada".

El intercambio de acusaciones, producido en una comisión parlamentaria, llevó al presidente de la misma, el socialista José Tomé, a solicitar que retirasen las palabras, según informa Europa Press. Ni Baamonde ni Aymerich accedieron y el nacionalista se reafirmó: "Son unos fascistas". El diputado del PP recordó el expediente que el BNG abrió a su militante Pedro Valadés, de la Asociación de Amizade con Israel, a lo que Aymerich respondió que el "antiimperialismo" de su partido es incompatible con la postura israelí en Palestina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de abril de 2008