La inversión colectiva hace autocrítica

El dinero abandona en masa los fondos

Tras un largo periodo de bonanza, 2007 fue el annus horribilis de la industria de la inversión colectiva en España. El comienzo de 2008 no ha sido mejor: renta variable, renta fija, liquidez..., todos los activos están tocados por la crisis. La baja rentabilidad de la mayoría de los productos de inversión -en algunos casos negativa- tiene descontentos a los clientes y preocupados a los profesionales del sector, que analizan los errores cometidos en el pasado.

Captar dinero es un reto para gestoras de fondos y bancos privados. Entre enero y marzo, 13.212 millones de euros han abandonado el mercado y el número de partícipes ha caído en 592.800.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS